Menú
Mascota y salud

Las almohadillas de los perros

almohadilla perro

Las almohadillas de las patas de los perros son muy importantes, puesto que es la zona del pie que entra en contacto con el suelo. Esto hace que las almohadillas de los perros puedan dañarse o herirse con facilidad. Por ello, es conveniente prestarles atención para tratar cualquier problema rápidamente. Te mostramos todo acerca de las almohadillas de los perros y sobre todo cómo protegerlas y que estén sanas.

Las almohadillas de los perros

Las almohadillas del perro son el tejido sin pelo de sus patas que está en contacto directo con el suelo. Estas son muy resistentes, pero también es una zona sensible a la que debemos prestar atención para que estén en buen estado. Tienen cuatro almohadillas digitales, de las cuales apoyan tres al caminar. La que se sitúa más arriba es la denominada carpiana, que sirve de freno. Todas ellas contienen depósitos de grasa que aportan elasticidad para absorber los impactos al caminar. En ellas tienen glándulas sudoríparas, que son las responsables de regular la temperatura corporal.

Para qué les sirven las almohadillas a tu perro

Como ya hemos comentado, las almohadillas del perro tienen la misión de proteger sus patas del impacto continuado contra el suelo y amortiguar su peso, evitando el desgaste producido por el roce, fracturas y daños musculares. Además, poseen poseen glándulas sudoríparas que ayudan a regular la temperatura y humedecer la superficie de las almohadillas, evitando las grietas. Así, mejoran la tracción durante las caminatas y carreras.

Cuidado de las almohadillas

Como hemos visto las almohadillas del perro son esenciales a la hora de caminar, tanto para mantener el equilibrio, para amortiguar el impacto de su peso y para proteger sus huesos. Además, como hemos comentado tienen muchas terminaciones nerviosas, por lo que cualquier lesión puede resultarle muy dolorosa. Es por ello que esa zona sufre más de lo habitual, pudiendo llegar a dañarse, agrietarse o resecarse.

Herida almohadilla perro

Aunque la piel que cubre las almohadillas del perro es muy resistente, al estar siempre expuestas, las almohadillas plantares pueden desgastarse, cortarse o erosionarse, debido al contacto directo con el suelo o superficies rugosas. Ante los siguientes síntomas debemos acudir al veterinario para que revise sus almohadillas.

Lesiones típicas en las almohadillas de los perros

  • Almohadilla perro agrietada. La razón suele ser la falta de hidratación y el desgaste excesivo. Las grietas suelen aparecer en los meses de frío debido a la sequedad y a la pérdida de elasticidad por las bajas temperaturas. También es cierto que los perros que sufren hiperqueratosis es más frecuente que puedan tener las almohadilla agrietadas. En todos los casos, hay que curarlas y mantener la zona siempre limpia.
  • Hiperqueratosis. Consiste en un engrosamiento de la piel y guarda relación con dolencias como la leihsmaniasis en perros y el parvovirus canino. Requerirá asistencia médica.
  • Corte almohadilla perro. Suelen producirse cuando el animal pisa cascos rotos, cristales u otros objetos puntiagudos. En estos casos, debemos coger al animal y envolverle la pata con un pañuelo o gasa limpia. Si sangra mucho, podemos hacer presión con la mano sobre una gasa hasta que deje de sangrar y llevarle al veterinario. No conviene tratar de hacerle un vendaje por nosotros mismos.
  • Mordeduras o picaduras. Causadas por otro perro o animal, si se produce hinchazón o le duele requerirá asistencia veterinaria de inmediato.
  • Espigas. Las espigas son un peligro desconocido para nuestros perros, sobre todo en primavera y verano. Una pequeña espiga clavada entre los dedos puede provocar una infección. Como precaución es recomendable tras paseos por el campo revisar bien las almohadillas de nuestro perro. Amplia información sobre los peligros de las espigas en los perros en nuestro artículo del blog de perros.
  • Almohadilla quemada por abrasión. El asfalto provoca un considerable desgaste de las almohadillas, pero también debes tener cuidado con la arena de la playa. Las quemaduras y abrasiones pueden ser muy dolorosas ya que los perros tienen mucha sensibilidad en esta zona.

Productos para el cuidado de almohadillas de los perros

Las pequeñas heridas en las almohadillas de los perros son frecuentes. Así es habitual ante este problema usar unas botas específicas e hidratar la zona. En el mercado existen multitud de cremas para proteger las almohadillas plantares contra irritaciones, heridas o efectos causados por las temperaturas demasiado altas o bajas.

Cómo proteger las almohadillas del perro

El calor es uno de los factores más lesivo para las almohadillas del perro. De modo que si sabemos que vamos a ir a un lugar donde se puede dar esta circunstancia, puede ser aconsejable llevar botines. Por otro parte, una medida para proteger las almohadillas del perro es salir solo en las horas o lugares en las que el sol no incida directamente con el suelo.

Causas de grietas en las almohadillas de tu perro

  • Temperatura extrema del suelo. Tanta el exceso de calor o frío puede generar quemaduras que cursan con dolor y llagas.
  • Uñas largas. Un mal recorte o una mala higiene de las uñas puede hacer que los dedos se aplomen de forma anormal.
  • Enfermedades crónicas.
  • Exceso de ejercicio. Si tu perro no para quieto y está constantemente activo, puede que sus almohadillas se resientan de tanta actividad.
  • Ciertas razas son más propensas a padecer grietas en las almohadillas por la morfología de sus patas; por ejemplo, el bulldog francés…
  • Objetos punzantes. Importante inspeccionar el terreno para asegurarnos de que está libre de objetos punzantes o cortantes.
  • Baños largos. Si a tu perro le encanta nadar, es conveniente que salga cada 10-15 minutos. Resulta que, si está mucho más tiempo, sus almohadillas se reblandecen y, al salir del agua, solo con el roce con el suelo al andar, puede provocar peladuras, que cursan con heridas y consiguiente dolor.

Revisiones periódicas de las almohadillas de tu perro

Las grietas en las almohadillas de los perros pueden ser muy dolorosas, por ello es conveniente revisarlas para comprobar que están correctas. Si las almohadillas de tu perro son gruesas quiere decir que son fuertes y no hay de qué preocuparse, están sanas. 

Consejos para cuidar las patas de su perro

  • Vigila si tu perro se muerde o lame con regularidad las patas. Esta acción puede ser una señal de que hay algún problema.
  • Cortarle las uñas. Generalmente, los perros desgastan las uñas con la actividad que realizan, oero si no lo hacen, pueden crecer demasiado, separando sus dedos y dificultando la tracción, al impedir que las almohadillas toquen el suelo. Las uñas demasiadas largas pueden engancharse y causar posibles lesiones.
  • Hacer comprobaciones de las patas tras actividades. Es conveniente después de realizar actividades al aire libre dedicar unos minutos a revisar qué tal están las almohadillas de nuestro mejor amigo perruno.
  • Evitar superficies calientes en verano. El asfalto puede calentarse demasiado en verano llegando a quemar las almohadillas de nuestros perros. ¿Cómo saber si el suelo quema demasiado para ellos? Con la regla de los 5 segundos en perros.
  • Procura no dar largas caminatas cuando el perro es muy cachorro. Digamos que en esta etapa es cuando se van endureciendo sus almohadillas.
  • Igualmente, en invierno hay que tener precaución, ya que la nieve y el frío pueden dañar las almohadillas de tu perro.
  • Si tu perro tiene mucho pelo entre los dedos, es recomendable recortarle de forma regular el pelo interdigital para que no se le formen muchos nudos y le impida caminar con normalidad.

Como ves, las almohadillas de tu perro son vitales para que tu mejor amigo perruno camine con normalidad. En caso de notar algo raro, no dudes en acudir a tu veterinario para tratar cualquier lesión.

En definitiva:

  • Las almohadillas de los perros son una parte sensible que debemos cuidar, pero a su vez estas son duras y resistentes.
  • Al ser la parte que está en contacto directo con el suelo, pueden sufrir cortes, quemaduras y heridas.
  • En verano debemos prestar una atención especial a sus almohadillas.  
Resumen del artículo sobre las almohadilla perros:

  • Tejido sin pelo de sus patas que está en contacto directo con el suelo.
  • Contienen depósitos de grasa que aportan elasticidad para absorber los impactos al caminar.
  • En ellas tienen glándulas sudoríparas, que son las responsables de regular la temperatura corporal.

  • Proteger sus patas del impacto continuado contra el suelo y amortiguar su peso.
  • Ayudar a regular la temperatura y humedecer la superficie de las almohadillas.

 

  • Grietas.
  • Hiperqueratosis.
  • Cortes.
  • Mordeduras o picaduras.
  • Espigas.
  • Abrasión.

  • Vigilar si tu perro se muerde o lame con regularidad las patas.
  • Hacer comprobaciones de las patas tras actividades.
  • Evitar superficies calientes en verano.
  • Procura no dar largas caminatas cuando el perro es muy cachorro.
favi logo

0 comentarios

    Comentar