Cómo castigar a un perro

como castigar a un perro
Castigar o premiar al perro: cómo hacerlo sin equivocarse.
Total
0
Shares

¿Te has planteado alguna vez si los métodos que utilizas para castigar a un perro son los adecuados y efectivos? Un perro es uno más de nuestra familia, y también necesita conocer sus límites. El castigo es un elemento básico para la educación canina que debemos saber cómo emplear para que surta efecto y no se convierta en algo contraproducente. Sigue leyendo este post del blog para perros conocer las diferentes estrategias de disciplina en positivo que puedes seguir con tu mejor amigo perruno. Recuerda que castigar a tu perro debe ser siempre un acto educativo para que comprenda que aquello que ha hecho no puede repetirse. Jamás utilices la violencia para castigarlo. Supone un paso atrás y lo único que conseguirás es volverlo agresivo y desconfiado. Conoce cómo castigar a un perro y cuándo aplicar dicho castigo. Desde Mi Mejor Amigo y Yo creemos en el refuerzo positivo por encima de todo. Por ello, defendemos que la mejor forma de educar a un animal es mediante la recompensa y no mediante el castigo.

¿Qué es el castigo en perros?

En el ámbito de la educación canina, el castigo es toda acción con el potencial de provocar una reducción en la frecuencia, la duración o la intensidad de un comportamiento al aplicarla tras la aparición de dicho comportamiento. A su vez, los castigos se dividen, al igual que los refuerzos, en dos tipos: positivo y negativo. Aunque ambos tienen el mismo objetivo, su aplicación y consecuencias son algo diferentes. Por supuesto, siempre debemos usar el refuerzo positivo. Jamás las regañinas deben ir acompañadas de violencia, jamás. ¡El castigo físico nunca se debe usar, porque se crea en el animal miedo e inseguridad!

¿Qué tipos de refuerzo existen?

  • Refuerzo positivo: consiste en añadir un estímulo agradable cuando el perro realiza una conducta adecuada. Un ejemplo sería premiar al perro con una golosina después de obedecer una orden de obediencia.
  • Refuerzo negativo: consiste en quitar un estímulo desagradable cuando el perro realiza una conducta adecuada. Un ejemplo serían los collares eléctricos, que dejan de emitir descargas cuando el perro cesa los ladridos. Este tipo de castigos hay que evitar a toda costa, no solo no lograrán solucionar el comportamiento, sino que además pueden perjudicar en forma física y mental a tu perro.

¿Cuándo castigar al perro?

Para gestionar un comportamiento no deseado, hay que analizar bien dicho comportamiento: qué ha pasado antes. Hay que prestar atención al contexto. Para poder resolver un problema, es necesario comprender la razón por la cual el perro se comporta de un modo determinado.

Los castigos deben estar libres de cualquier tipo de crueldad.

¿Cómo usar el refuerzo positivo en los perros?

En el refuerzo positivo en perros lo que necesitamos es premiar con snacks, caricias o palabras cuando este realice correctamente una orden. Además de la comida, también se puede reforzar positivamente a través de los juegos. Eso sí, siempre habrá que tener en cuenta que tampoco se puede estar premiando continuamente con golosinas, ya que un exceso puede desequilibrar su dieta.

Estos refuerzos positivos deben ofrecerse siempre tras una acción correcta del perro, debe ser breve e identificando la fuente del castigo. ¡Tienes que hacerlo cuando lo encuentres en el acto, no después! El castigo se debe efectuar inmediatamente después de que el perro haya hecho algo inadecuado, nunca pasado un rato, puesto que no entendería cuál es el motivo de tu enfado. Recuerda que los perros tienen memoria a corto plazo, no retienen la información superficial por tiempo. Si se trata de una conducta que repite con frecuencia y en la que lo hemos descubierto varias veces, entonces podrás regañarle después de cometer “el delito”. Al momento de regañar al perro no debes llamarlo por su nombre, o el animal lo asociará con algo negativo y dejará de responder. El llamado de atención debe ser con una palabra corta, nada de sermones pues el animal no entenderá. Un “no” firme y claro acompañado de un gesto bastará. Es indispensable comenzar a enseñar a tu perro reglas básicas desde que es un cachorro, es el momento en el que su adiestramiento será mucho más sencillo.

Beneficios del refuerzo positivo

  • Fomenta el vínculo con nuestro mejor amigo perruno.
  • Tu perro asociará el adiestramiento a un momento de diversión.
  • El perro se mostrará mucho más dispuesto a aprender.

Posibles efectos al usar el castigo en negativo

  1. Puede promover una conducta mucho peor.
  2. Desarrollo de problemas de estrés y ansiedad. Le producirá una emoción que alterará su estado de ánimo. La aplicación del castigo provoca conductas de escape por miedo a las consecuencias.
  3. Deterioro del vínculo entre el perro y el tutor. El castigo rompe el vínculo que podamos estar creando o que tengamos con nuestro perro.
  4. El castigo hace que los perros se vuelvan más inseguros y a partir de aquí aparecer nuevos miedos. De hecho, los perros que son castigados tienden a mostrar conductas agresivas o de miedo.

¿Cómo castigar a un perro que muerde?

En principio, morder es una conducta natural en los perros. La mejor opción en estos casos es enseñar a tu can desde que joven a inhibir su mordida (te puede interesar Cómo enseñar a un cachorro a no morder), es decir, a evitar utilizar la boca de manera demasiado intensa al jugar con nosotros. ¿Cómo lo conseguimos? Ofreciéndole siempre una alternativa que sí que pueda mordisquear, como un juguete, y le refuerces cada vez que lo utilice.

¿Cómo castigar a un perro cuando se orina?

Los perros pueden orinarse en casa por distintos motivos. ¿Es cachorro? Suele ser frecuente, ya que no tiene pleno control y necesitan hacer sus necesidades con más frecuencia. Lo ideal en este caso es llevar un control de la frecuencia con la que el perro se orina en casa y estar muy pendiente del contexto en el que lo hace para poder identificar la causa. En la web puedes encontrar un artículo sobre “trucos para que mi perro haga sus necesidades fuera”.

Igual que ocurre con la educación de los niños, la educación canina también es vital. Ahora que ya sabes cómo tiene que ser un castigo bien aplicado, utiliza la mejor forma posible, respetando a tu mejor amigo perruno. Por supuesto, en algunos casos, puede que sea necesario recurrir a la etología canina, estos profesionales sabrán ayudarte empleando el refuerzo positivo de forma mucho más rápida y efectiva.

Bibliografía. Domjan, M. (2010). PRINCIPIOS DE APRENDIZAJE Y CONDUCTA (6a ed.). Cengage Learning Editores S.A. de C.V.

Resumen artículo Cómo castigar a un perro

El castigo es toda acción con el potencial de provocar una reducción en la frecuencia, la duración o la intensidad de un comportamiento al aplicarla tras la aparición de dicho comportamiento.

Hay que analizar bien dicho comportamiento: qué ha pasado antes. Hay que prestar atención al contexto. Para poder resolver un problema, es necesario comprender la razón por la cual el perro se comporta de un modo determinado.

  • Refuerzo positivo: consiste en añadir un estímulo agradable cuando el perro realiza una conducta adecuada.
  • Refuerzo negativo: consiste en quitar un estímulo desagradable cuando el perro realiza una conducta adecuada.
firma articulos blog de perros mi mejor amigo y yo
Total
0
Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies