Cómo refrescar a un perro

como refrescar a tu perro
Nuestras mascotas no pueden avisarnos cuando están pasando calor.
Total
0
Shares

La ola de calor ha llegado a toda España, alcanzando temperaturas récord en el centro y sur peninsular. Si por norma habitual debemos tomar precauciones ante el calor, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ya ha alertado de que este verano será más caluroso de lo normal. Las altas temperaturas pueden afectar de muchas maneras a nuestra salud, pero también a la de nuestras mascotas, que están todavía más expuestas a estas condiciones climáticas. Evitar pasear en las horas centrales del día, llevar agua a mano y cuidar de las almohadillas de la mascota son algunas de las medidas de prevención. Ampliamos estos consejos sobre cómo refrescar a un perro en este post del blog de perros. Recuerda que nuestros mejores amigos perrunos de no ser atendidos a tiempo, pueden sufrir un golpe de calor. Los bulldogs, carlinos o bóxers son las razas más expuestas a los peligros de las altas temperaturas.

Cómo refrescar a un perro en verano

“El calor puede afectar muy negativamente a nuestras mascotas, siendo uno de los principales motivos de urgencia en esta época”, asegura Paloma Ballester Aguado, veterinaria del Servicio de Urgencias de AniCura Velázquez Hospital Veterinario, en Madrid. Sí, las mascotas son unas de las principales víctimas del calor en verano. Las altas temperaturas hacen que los animales se deshidraten e incluso puedan llegar a sufrir, en el peor de los casos, un golpe de calor. “En general, los golpes de calor no deberían ocasionar graves problemas si se actúa rápido y se consiguen estabilizar. Pero si tardamos en poner solución a ello, ponemos en riesgo la vida de nuestra mascota”, comenta Paloma.

Sin duda, las altas temperaturas requieren tomar precauciones en el cuidado de nuestros mejores amigos perrunos para mantenerles frescos en verano. El calor afecta mucho al bienestar de los perros, en especial a los braquicéfalos, para los que supone un gran riesgo, los cachorros y los perros mayores. Encima, nuestras mascotas no pueden avisarnos cuando están pasando calor. Es cierto que podemos observar que con el calor intenso estos suelen reducir el apetito y las ganas de pasear, se suelen acalorar enseguida… Es por ello que, para evitar sustos vamos a explicar cómo refrescar a un perro, no sin antes dedicar un párrafo a conocer cómo suda los perros, ya que te ayudará a comprender cuándo tu mascota necesita tomar agua o está expuesta a mucho calor.

¿Los perros sudan?

Los perros sudan, pero de una manera muy distinta a la de los seres humanos. Mientras nosotros tenemos las glándulas sudoríparas repartidas por casi todo el cuerpo y se activan inmediatamente al mínimo esfuerzo, los perros son muy diferentes. Su sistema de termorregulación es menos eficaz que el nuestro en ciertas circunstancias, ya que ellos sudan por medio de las almohadillas de sus patas. Otra manera que tiene tu perro de indicar su sofoco es a través de su lengua. Los jadeos que sueles ver cuando realiza una carrera le permite expulsar el calor interno gracias a este órgano. Este gesto le ayuda a regular su temperatura, sacándola y bombeando sangre hacia su punta para aliviar el sofoco interno y recuperar su temperatura normal de 38 ºC. Las orejas también trabajan en el proceso de enfriar su organismo. Las venas de las orejas se dilatan y rebajan los grados de temperatura del resto de su cuerpo.

Consejos para refrescar a tu perro en el verano

Con los siguientes consejos te resultará muy sencillo refrescar a tu perro en verano. Aquí van algunos trucos muy prácticos.

1. Mantén a tu perro hidratado

El agua, lo primero. Déjale agua fresca y limpia a disposición las 24 horas del día y comprueba periódicamente que quede agua en el bebedero. Cambia el agua regularmente para que sea fresquita. También puedes colocar más de un bebedero en casa, de esta manera, si tu mascota apenas quiere moverse, siempre tendría un bebedero cerca. Igualmente, recuerda que este no esté en pleno sol. en verano es más fácil que el agua evapore o simplemente se caliente y el perro deje de beber por eso. El jadeo es la principal forma que tienen estos animales de regular la temperatura de su organismo, lo que ocasiona una pérdida de líquido corporal (a la que se añade el que pierde a través de glándulas sudoríparas de las almohadillas de las patas y la trufa) que debe ser restituido con agua fresca. Ah, y recuerda que el agua no solo es importante en casa. ¡No olvides llevarte agua y un bebedero portátil cuando sales a dar paseos!

2. Planifica bien los paseos. Sácalo a pasear en las horas de menos calor

Los paseos a mediodía en verano no son nada agradables para nuestros peludos. Cuando el termómetro sube, a veces es mejor concentrar los paseos diarios a primera hora de la mañana y un largo paseo cuando cae la tarde y ya no aprieta el sol. ¿Al mediodía? Un paseo rápido y funcional: pis y poco más. El asfalto puede provocar quemaduras en las patitas de tu mejor amigo perruno. Igualmente, cuando hace calor, además puede ser conveniente acortar vuestro recorrido habitual. ¡Evita las horas de más sol!

3. Evita que haga ejercicio en las horas de mayor calor

Aunque te guste hacer deporte con tu perro, recuerda que cuando el calor aprieta, llevarlo a correr contigo o hacer que te acompañe con la bicicleta puede pasaros factura. El ejercicio en las horas de máximo calor puede desencadenarle un golpe de calor. ¡Reduce su actividad física!

4. Evita superficies calientes

Durante el paseo, ten mucho cuidado con el pavimento o el asfalto caliente, ya que las patas de nuestros mejores amigos pueden quemarse y esto es muy doloroso para ellos. La mejor opción es pasear por las zonas de césped. ¿Conoces la regla de los 5 segundos en perros? Te invitamos a que accedas a ese artículo, ya que te resultará muy práctico.

5. Moja a tu perro en las zonas clave

Mantener al animal mojado en algunas partes le ayuda a regular la temperatura corporal. No obstante, mojar el pelo del tronco y la cabeza del perro no es la mejor idea siempre. Al mojar el pelaje del perro cuando la temperatura ambiental es muy alta, se produce una especie de vapor caliente que, lejos de refrescar al perro, puede incluso acalorarlo más. En esos casos, el mejor consejo sobre cómo refrescar a un perro es mojarle el vientre, las almohadillas de las patas y humedecer el interior de las orejas (prestando atención para que el agua no entre en el orificio de los oídos).

6. Combate el calor con helados

¡A quién no le gusta disfrutar de un helado cuando suben las temperaturas! Al igual que a los humanos, a los perros también les gustan los helados. Para hacerlos solo se necesita un molde para helado o un contenedor de plástico. Lo mismo puede hacerse con caldo de pollo o alguna fruta que pueda tomar (frutas aptas para perros). Eso sí, el helado tendrá mucho éxito, pero habrá que limpiar después porque se quedará pringoso.

7. Accesorios refrescantes

Hay muchos accesorios con acumuladores de frío para ayudarte a refrescar a tu perro, desde juguetes refrescantes, esterillas refrigerantes o incluso en la ropa con acumuladores de frío. Algunos productos tienen un efecto refrescante de por sí, mientras que otros se pueden llenarse de agua y congelar. En la misma línea que los helados, algunos mordedores también se pueden congelar y que el animal se refresque al jugar con ellos. Por su parte, las esterillas refrigeradas mantienen su temperatura fresca y se activa en función de la temperatura corporal del animal. No funcionan por corriente eléctrica ni es necesario refrigerarlas. Lo genial de este producto es que se pueden llevar a cualquier parte y poner en el rincón de la casa que queramos. Incluso las podemos situar en el interior de la cama del perro si las temperaturas por la noche son elevadas. Un accesorio más que útil para esta época del año.

8. Protégelo del sol y ofrécele rincones frescos

Es muy importante que el perro tenga un lugar fresco y protegido del sol donde descansar, sobre todo en las horas más cálidas del día. Si puedes, intenta crear lugares de descanso frescos.

9. Prepara un día de piscina o playa para perros

Como hemos comentado, los perros no sudan como los humanos, así que el agua es una buena elección para que pasen un momento divertido. Llévalo a alguna piscina para perros, en España, se están haciendo muy populares por lo que no es de extrañar que encuentres una cerca. También te recomendamos llevar a tu mascota a la playa o a algún lago cercano para que se refresque. Descubre en nuestro blog, todas las playas que aceptan perros en España, seguro que alguna te queda cerca.

10. Ambiente fresco

¡Mantén la casa fresca! Asimismo, es muy conveniente que se intente refrescar el ambiente en el que habita, ya sea con aparatos de aire acondicionado, ventiladores o abriendo las ventanas por la mañana y por la tarde-noche. Dentro de la casa conviene bajar los toldos o persianas.

11. Un buen aseo

A pesar de que no es un factor determinante a la hora de pasar calor, el pelo sí que ayuda a que transpire mejor la piel. Por eso, es tan importante cepillar regularmente a tu perro. Los enredos o los trozos de pelo afelpados pueden atrapar el calor y provocar muchos otros inconvenientes. Hay perros que tienen mucho pelo y esto puede hacer que pasen más calor en verano. Si decides cortarle el pelo, recuerda que no hay que raparlo por completo. Lo más recomendable es dejar unos dos o tres centímetros de pelo para que proteja la piel de la radiación de los rayos solares y evitar el golpe de calor en perros. Pero ojo, no siempre cortar el pelo es la mejor opción cuando nos planteamos cómo refrescar a un perro. La capa interna que poseen algunos perros genera una cámara de aire que les ayuda a combatir el calor.

12. Cuidado con la cistitis

Sí, los perros también pueden sufrir este molesto dolor. Refrescarse en días calurosos es importante, pero tampoco hay que exagerar. Un suelo o un baño demasiado frío pueden provocar una cistitis a nuestros perros. Los síntomas típicos son la expulsión de orina frecuente (poliuria) o dolor al orinar (estranguria).

13. Protección solar

¿Sabías que los perros también pueden sufrir quemaduras por el sol o que los perros de color claro son más propensos a ello? Puedes encontrar toda esta información en el artículo que realizamos sobre protectores solares para perros. ¿No lo tienes claro si debes aplicar crema solar a tu perro? Entonces, no dudes en dirigirte a dicha entrada del blog.

14. Nunca dejes a tu perro encerrado en el coche

Quizá pienses que esto es evidente, pero más del 50% de las personas no sabe que dejar a un perro en el coche en pleno calor durante 20 minutos es suficiente para que pueda fallecer. ¡Los coches se convierten rápidamente en peligrosas cámaras térmicas! De acuerdo a la Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (RSPCA), cuando hacen 22°C afuera, dentro de una hora es posible alcanzar los 47°C dentro de un coche.

15. Dale de comer en las horas más frescas

Cuando el perro tiene menos apetito debido al calor, se le puede dar de comer en las horas menos cálidas del día, como a primera hora de la mañana o por la noche. Además, es preferible que el lugar donde vaya a comer también sea un espacio fresco de la casa alejado del sol. Y es que, tanto a los perros como a las personas nos apetecen muchos más alimentos frescos, no comer en abundancia y hacerlo en aquellas horas donde las temperaturas sean más suaves.

16. Báñale más a menudo

Aunque se recomienda bañar a los perros cada uno o dos meses, tu mascota agradecerá un remojón de vez en cuando durante el verano.

17. Comida con un alto porcentaje de líquido

Cubre una parte de la demanda de agua con comida con alto porcentaje de líquido. Los perros que comen pienso tienen que beber más agua. Si a tu peludo también le gusta la comida húmeda, puedes complementar el pienso con ella.

18. Que no pase calor en los viajes

Durante los viajes, también debemos tener en cuenta el calor. Por supuesto, volvemos a incidir en que jamás, bajo ningún concepto, se debe dejar a un perro solo en el coche, esté ventilado o no. Si viajamos en tren o en avión, también debemos procurar que el perro esté fresco y bien hidratado.

19. Protección antiparasitaria

Aunque este punto no es expresamente un consejo que tenga que ver con refrescar al perro, consideramos desde Mi Mejor Amigo y Yo que es necesario mencionarlo. El tema de los parásitos es especialmente importante en verano. La hierba verde y las altas temperaturas constituyen las condiciones perfectas para las garrapatas y los ácaros. Y no queremos un susto en verano. Protege a tu perro de las enfermedades infecciones, desparasítalo todo el año, pero en verano ten un control más exhaustivo. Vigila su pelaje en busca de pulgas o garrapatas. Tanto los collares antiparasitarios, pipetas o los comprimidos masticables son productos que contienen agentes antiparasitarios.  ¿La diferencia? La duración del efecto.

Reconocer un golpe de calor en tu perro

No queríamos terminar este post del blog sobre cómo refrescar a un perro sin mencionar cómo reconocer un golpe de calor en perros. El golpe de calor en perros puede ser un problema grave, por lo que requiere de una atención inmediata. Por ello, te invitamos a que leas nuestros artículos sobre síntomas de un golpe de calor en perros o cómo actuar ante un posible golpe de calor, en el que se indica una guía de primeros auxilios por si esta situación se presentara. Los siguientes síntomas son indicativos de posible golpe de calor: ojos nublados, dificultad de coordinación, vómitos, diarrea, desmayos, respiración difícil o un ritmo cardíaco elevado.

Aspectos a evitar en verano si tienes perro

Uno de los mayores riesgos que tiene el verano son los golpes de calor: una subida muy brusca de la temperatura corporal que puede provocar daños internos si no se reduce de forma rápida. Por ello:

  • Evita pasear en las horas de más calor.
  • No dejes a tu perro en el coche, incluso aunque tu vehículo esté en la sombra.
  • No lo dejes encerrado en una habitación acristalada o sin ventilación, ya que la temperatura sube muy rápidamente.
  • No hagáis ejercicio intenso si hace mucho calor o hay humedad.

En conclusión, aprender cómo refrescar a tu perro es una tarea muy importante a la vez que sencilla. En definitiva, comprueba que esté adecuadamente hidratado, evita que haga ejercicio en exceso y procúrale un baño siempre que puedas. Esperamos que estos sencillos consejos te sirvan a la hora de saber cómo refrescar a tu perro en verano.

Bibliografía. Carlson y Giffin (2002): Manual práctico de veterinaria canina. Madrid: Editorial el Drac.

Resumen artículo Cómo refrescar a un perro

  1. Déjale agua fresca y limpia a disposición las 24 horas del día.
  2. Sácalo a pasear en las horas de menos calor.
  3. Evita que haga ejercicio en las horas de mayor calor.
  4. Evita superficies calientes.
  5. Moja a tu perro en las zonas clave.
  6. Accesorios refrescantes.
  7. Protégelo del sol y ofrécele rincones frescos.
firma articulos blog de perros mi mejor amigo y yo

Total
0
Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...