Menú
Mascota y salud

Enfermedades de los yorkshire terrier

enfermedades-yorkshire-terrier

Recuerdo que al poco tiempo de tener a Sun conmigo, teclee en el buscador de Google para saber qué enfermedades podían llegar a padecer los yorkshire terrier. Ni siquiera sabía las cosas más básicas, como cada cuánto tocaría una vacuna o cómo hacer que se aprendiera su nombre. Lo que buscaba era poder percibir y detectar a tiempo una dolencia en caso de que se presentase, ya que ellos no son capaz de comunicárnoslo verbalmente. Lo que no me imaginaba era que a los cuatro meses le tocaría vivir una de ellas: la denominada enfermedad legg clave perthes. Además de esta enfermedad, en este artículo encontrarás todas las dolencias que afectan a los yorkshire terrier.

Yorkshire terrier enfermedades

Al igual que ocurre con la mayoría de perros de raza, el yorkie es proclive a padecer ciertas enfermedades genéticas. Y es que aunque el terrier de Yorkshire fuese un perro de trabajo en el norte de Inglaterra criado para cazar, hoy en día ha ido perdiendo resistencia, debido en gran parte al cambio de escenario. En este artículo te mostraré cuáles son las enfermedades de los yorkshire terrier, explicando en qué consisten y cómo les pueden afectar. Conocer estas y saber los cuidados necesarios te permitirá consultar al veterinario al mínimo síntoma.

Enfermedades más frecuentes en la raza yorkshire terrier

A pesar de tener una esperanza de vida larga (de unos 12 a 17 años) y de gozar de buen estado de salud en general, el yorkshire, como cualquier otra raza, tiende a sufrir una serie de problemas de salud. Las enfermedades más frecuentes son las siguientes:

Enfermedades más comunes
Entropión canino

El entropión en perros es un problema ocular que puede afectar a cualquier raza. Se trata de una alteración ocular en la que el borde del párpado se dobla hacia adentro, de modo que las pestañas quedan en contacto directo con el globo ocular. Este roce provoca irritación, lesiones y problemas de visión. Esto puede ocurrir en el párpado superior, en el inferior o en ambos. Y puede ser de dos tipos: primario, el que se da por problemas genéticos, y secundario, que se debe a causas ambientales. En la mayoría de casos, se tiene que recurrir a la cirugía para solucionar este problema y evitar así que esta condición empeore.

Displasia de retina

Al igual que el entropión canino, la displasia de retina es una enfermedad que afecta a los ojos del perro, provocando un deterioro visual. Este padecimiento provocado por un desarrollo anormal de la retina puede ocasionar discapacidad visual o ceguera. Los perros que llevan el gen de la displasia de retina no deben criar perros, a fin de evitar el paso de la condición a su descendencia.

Colapso traqueal

Se produce cuando hay un estrechamiento de la tráquea que causa en el perro tos seca. Se trata de una enfermedad crónica, progresiva e irreversible de la tráquea y de las vías respiratorias inferiores (colapso de los bronquios principales). La tráquea es una estructura tubular flexible que es similar al tubo de una aspiradora. Su función consiste en permitir el flujo de aire desde el exterior hasta los pulmones y viceversa durante el proceso de respiración. Esta tiene pequeños anillos de cartílago que ayudan a mantener las vías respiratorias abiertas cuando el perro respira, se mueve o tose. En algunos perros, estos anillos en forma de C se debilitan y comienzan a aplanarse.

Uno de los síntomas más evidentes aparece tras el ejercicio físico o tras la ingesta de agua y comida. En general, esta enfermedad se da en razas pequeñas con mayor frecuencia, especialmente en los yorkshire, pomeranias, pug, caniches y chihuahuas. Puede aparecer a cualquier edad. El 25% de los afectados por esta patología degenerativa muestra sintomatología clínica entre los 6 y 7 años.

Derivación portosistémica

Las derivaciones portosistémicas son anomalías vasculares entre el sistema vascular porta y la circulación sistémica, sin pasar primero por el hígado. Esto significa que una parte de las toxinas, proteínas y nutrientes absorbidos por los intestinos puentea el hígado y son derivados directamente a la circulación sistémica. En un perro normal, la sangre que sale de los intestinos, el bazo y el páncreas entra en la vena porta, la cual luego la lleva al hígado. Este órgano metaboliza y destoxifica la sangre. La derivación portosistémica generalmente aparece cuando el perro es aún cachorro. Para su tratamiento se requiere de cirugía.

Luxación patelar

La luxación de rodilla en los perros, también llamada luxación rotuliana o patelar, es la causa de cojera más frecuente en perros de razas pequeñas. Es una enfermedad de origen genético que se produce cuando la rótula del animal se desplaza de su situación natural en el muslo (fémur) y queda fuera de la articulación. Cuando esto sucede, la rótula solo puede ser devuelta a su ubicación normal una vez que los músculos del cuádriceps estén relajados. Esto puede estar provocado por una malformación. En ocasiones puede volver a colocarse en el mismo sitio, pero en otras deberá ser recolocada por el veterinario.

La luxación de rodilla en perros es bastante habitual, aunque si es leve no afecta en exceso a la calidad de vida. Solo si esta es grave, puede que haya que recurrir a cirugía. Cuando un perro tiene esta enfermedad, es habitual que mantenga alzadas las patas traseras en cuanto tiene oportunidad. Las razas que tienden a padecer esta enfermedad son: Pomerania, Pekinés, Chihuahua y Boston terrier.

Enfermedades gastrointestinales

Los trastornos digestivos en perros son frecuentes y muy pero que muy molestos. Los yorkshire terrier cuentan con un sistema digestivo excesivamente sensible, por lo que tendrán que tener una alimentación regular para evitar vómitos y diarreas. Es importante vigilar la salud digestiva de nuestro perro y acudir al veterinario si sospechamos que pueda padecer un problema digestivo. Los dos principales síntomas son la aparición de vómitos o diarrea, pero también pueden aparecer otros síntomas menos evidentes como cambios en el apetito o ruidos estomacales.

Enfermedades bucales

La periodontitis es la causa más habitual de enfermedad dental en los perros. Es una afección bucal que afecta a perros de todas las razas y edades, aunque está especialmente presente en aquellos de pequeño tamaño, y a partir de los dos años en adelante. La razón es que los dientes de los perros pequeños tienen un tamaño más reducido y es más fácil que se acumulen restos de comida entre las piezas dentales. La acumulación de estos restos, al mezclarse con la saliva y las bacterias que habitan en la cavidad bucal, se transforman en placa dental y posteriormente en sarro.

La enfermedad periodontal en perros se produce por la acumulación de placa dental y sarro en los dientes, lo que hace que derive en infecciones en las encías y la pérdida de hueso y estructuras de sujeción alrededor de los dientes. Como consecuencia de ello, incluso puede perder piezas dentales. Además, puede derivar en infecciones más graves que afecten al hígado, el riñón o el corazón. Se puede evitar manteniendo una higiene bucal correcta en nuestros canes y controlando el cúmulo de sarro en los dientes de nuestra mascota.

Enfermedades de los yorkshire terrier menos frecuentes

Otras enfermedades de los yorkshire terrier con menor incidencia, pero que también son susceptibles a padecer, son las siguientes:

Hidrocefalia

La hidrocefalia es una enfermedad relacionada con problemas en el área del cerebro que puede darse tanto en humanos como en mascotas. Podemos definir la hidrocefalia canina como la acumulación de líquido cefalorraquídeo en el cerebro. Esta condición incrementa su tamaño, lo que presiona la corteza cerebral contra el cráneo hasta dañarla. Esto hace que el perro muestre un comportamiento anormal, convulsiones, problemas de visión y dolor. Por suerte, no es una patología muy común, afectando especialmente a las razas pequeñas. Una buena parte de los casos de hidrocefalia que se presentan tienen una causa congénita.

Urolitiasis

Es la formación de urolitos (“piedras” o “cálculos”) en el tracto urinario de los perros. El sistema urinario tiene la función de eliminar los desechos líquidos innecesarios del cuerpo. El problema ocurre cuando algunos productos de desecho no se disuelven bien y se cristalizan, formando estos urolitos. Se puede tratar con medicación, aunque puede ser necesario recurrir a la cirugía.

Atrofia progresiva de la retina

La atrofia progresiva de la retina es un término que describe un grupo de enfermedades genéticas de los ojos. Este deterioro que sufre la retina conduce a la ceguera del perro afectado. La retina es la parte del ojo que se encarga de captar las imágenes y enviarlas al cerebro. Es una enfermedad que se da en los perros ancianos, aunque en algunos casos puede darse antes.

Legg calve perthes

Esta enfermedad de necrosis avascular de la cabeza del fémur afecta a las articulaciones de la cadera. Los yorkshire que padecen esta enfermedad sufren fuertes dolores y cojera, debido a la degeneración de la cabeza del fémur. Esta se deforma, con la eventual falta de suministro de sangre al hueso, haciendo que esta parte del fémur muera. Generalmente afecta a los perros que no han alcanzado su primer año de vida. En la mayoría de los casos, la cirugía puede restaurar la movilidad de la articulación. Es una enfermedad con la que Sun ha tenido que lidiar, por lo que si quieres conocer más sobre ella y cómo la afrontamos, no dudes en leer el artículo sobre esta afección.

Cataratas

Una de las afecciones oculares más comunes en los perros. Se trata de la pérdida de transparencia de la lente que ayuda a ver mejor: el cristalino. Cuando este padece una rotura en su tejido, provoca una opacidad, causando una visión borrosa. Detectarla y tratarla a tiempo es uno de los factores decisivos para que el veterinario oftalmólogo pueda ayudar a nuestro perro a recuperar la función del ojo u ojos afectados Normalmente, la causa principal de la aparición de cataratas en perros es el paso de la edad. Para saber si nuestro perro padece cataratas, solo tendremos que mirar si el cristalino del ojo tiene un aspecto opaco o blanquecino. En tal caso será mejor hacerle una revisión oftalmológica.

Queratoconjuntivitis seca

La queratoconjuntivitis seca, también conocida como ojo rojo u ojo seco, es una enfermedad de relativa frecuencia en el perro considerada uno de los problemas oftalmológicos principales que se presentan en la clínica diaria de los caninos domésticos. Está caracterizada por la inflamación crónica de la cornea, la conjuntiva ocular y las glándulas lagrimales, con deficiencias en la producción de lágrima, específicamente en la producción del componente líquido de la lágrima. Es decir, se da cuando el ojo está seco por una escasa producción de lágrimas. Esto puede provocar irritación, úlceras, cicatrices y otros problemas de visión o ceguera. Para controlar esta condición, hay que mantener el ojo húmedo.

Síndrome de Cushing

Conocida como “hiperadrenocorticismo” se trata de un trastorno endocrino, provocado por un exceso de la hormona cortisol y que afecta al metabolismo del perro. En concreto, hay una parte del cerebro del perro que produce la hormona adrenocorticotropa (ACTH). Esta es la encargada de ordenar a las glándulas suprarrenales para que produzcan cortisol. El síndrome de Cushing ocurre cuando el can produce un exceso de  ACTH, que como consecuencia conduce a un incremento en la producción de cortisol. Se puede tratar con medicamento, mientras que en otros casos será necesaria cirugía.

Síndrome de Shaker

El síndrome de Shaker en perros, conocido como síndrome del temblor generalizado, consiste en una inflación del cerebelo. Esta parte del sistema nervioso central es la encargada de la coordinación de movimientos y de las contracciones musculares voluntarias. Se trata de una enfermedad idiopática. Dicho de otro modo: no se sabe con certeza qué la causa. Provoca dificultad para caminar y se puede tratar mediante farmacología concreta. Suele estar especialmente presente en perros jóvenes o de edad media.

Finalmente, otra enfermedad menos habitual, pero también presente en la raza yorkshire terrier es:

Distrofia corneal

Las distrofias corneales se tratan de anomalías que afectan a la córnea, generalmente a ambas, provocando úlceras crónicas o recurrentes. Dependiendo del tipo, el can puede necesitar medicación e incluso cirugía para tratarlo. Dependiendo de la ubicación de la opacidad dentro de las capas cornales y gravedad del padecimiento, la distrofia corneal puede progresar a ceguera, causando dolor intenso y pérdida ocular.

Además de estas enfermedades mencionadas hasta ahora, las cuales pueden afectar a ambos sexos, hay otras que están más relacionadas con un género en concreto.

En machos:

Criptorquidia. También denominada “retención de los testículos”, se produce cuando estos no bajan del abdomen hasta el escroto. Suele detectarse a partir de los 6 meses. En esos casos, suele recurrirse a la castración.

En hembras:

Conducto arterioso permeable. Provoca que la sangre no circule correctamente por el corazón, lo que ocasiona una insuficiencia cardíaca terminal. Afecta principalmente a las hembras. El diagnostico se realiza mediante la auscultación cardíaca y es necesaria una cirugía de urgencia en las primeras horas de vida.

Enfermedades de la piel de los yorkshire terrier

En lo que se refiere a enfermedades dermatológicas, el yorkshire terrier es un perro que puede padecer un defecto en el recubrimiento de la piel llamado alopecia de túnica diluida. Se trata de una pérdida de cabello localizada en un área que puede extenderse por todo el cuerpo. De modo que tan pronto como aparezcan los primeros síntomas debes consultar al veterinario.

Otros aspectos que debemos tener en cuenta:

Por último, dos aspectos esenciales que no podía dejar de mencionar en este artículo sobre las enfermedades yorkshire terrier son: la anestesia y los problemas traumatológicos.

  • Anestesia. Debemos saber que, por el pequeño tamaño de su cuerpo, administrarle anestesia resulta algo peligroso en comparación a otras razas más grandes. Por eso es necesario acudir al veterinario cuando consideremos que nuestro perro tiene una conducta que nos haga sospechar de un problema. Cuando antes se diagnostique, más opciones habrá de poder tratarla con medicamentos sin tener que pasar por el quirófano.
  • Traumatismos. Uno de los problemas habituales a lo que nos enfrentamos los propietarios de esta raza. Debido a su pequeño tamaño, cualquier golpe o pequeño traumatismo puede acarrear consecuencias graves. Por tanto, hay que tener mucho cuidado, sobre todo en columna y articulaciones.

Enfermedades típicas del yorkshire

En caso de que detectes algún síntoma anormal en tu mejor amigo perruno, sea el que sea, llévalo lo antes posible al veterinario. Un diagnóstico a tiempo es clave para que se recupere con éxito. Además muchas de estas dolencias pueden ser hereditarias, de modo que si permites que se reproduzca, los cachorros pueden desarrollar esta patología mucho más avanzada. De hecho, eso mismo nos dijeron en el veterinario cuando a Sun le diagnosticaron la necrosis avascular (legg calve perthes). Recuerdo que nos comentaron que incluso su descendencia podría llegar a quedar parapléjica.

Lo primero que leí cuando busqué información sobre las enfermedades de los yorkshire terrier es que son frágiles. Al ser una raza de perro pequeño y con un peso medio que no supera los 4 kg, hay que tomar más precauciones con ellos. En ocasiones, su físico puede hacerles sufrir más percances, pero simplemente con cuidarles y estar algo más pendientes de ellos servirá.  

Bibliografía

UPEI – University of Prince Edward Island

ACVS- American College of Veterinary Surgeons.

Affinity Petcare.

favi logo

0 comentarios

    Comentar