Lumbalgia en perros

lumbalgia en perros
El dolor en los huesos y articulaciones puede ser muy molesto.
Total
0
Shares

La lumbalgia en perros consiste en un proceso doloroso producto de diversas causas localizado en la zona lumbosacra, por lo que el diagnóstico preciso requiere de pruebas de imagen. La lumbalgia canina es un cuadro de dolor en la zona lumbosacra que, de no tratarse, puede limitar la calidad de vida de nuestro mejor amigo perruno, pudiendo acabar incluso en parálisis del tercio posterior. Así, cualquier dolor en nuestro can es motivo de consulta veterinaria. Si crees que tu can podría estar sufriendo lumbalgia o simplemente quieres saber más sobre este cuadro patológico, acude al veterinario inmediatamente para que sea un especialista el que emita un diagnóstico lo más fiable posible. Conoce más sobre esta patología en este blog de perros.

¿Qué es la lumbalgia en perros?

La lumbalgia en el can es un cuadro veterinario definido por un doloroso proceso ubicado en el área lumbosacra. La columna vertebral en el perro (post: ¿Cuántos huesos tiene un perro?) está formada por 30 vértebras (sin contar la cola) que conforman un eje central donde sujetar costillas (que protegen pulmón y corazón) e insertar músculos y extremidades. En el caso de los perros, el dolor se localiza en las 3 últimas vértebras lumbares (L5-L6-L7) y el hueso sacro. Este último es el que vincula a la columna vertebral con la pelvis. Además de afectar a los huesos, la lumbalgia aumenta el tono muscular en la zona, causando dolor y rigidez a nivel locomotor. A su vez, dicha inflamación muscular es capaz de presionar las vías nerviosas hasta causar pinzamientos o incluso protrusiones medulares y hernias discales.

Causas de la lumbalgia en perros

La lumbalgia canina puede ser ocasionada por variadas enfermedades o procesos.

  • Sobrecarga muscular.
  • Traumatismo.
  • Pinzamiento.
  • Sobrecarga en los músculos.
  • Artrosis.
  • Escoliosis.
  • Infecciones en las vértebras.
  • Presencia de tumores en la zona lumbosacra.
  • Espondilitis anquilosante.
  • Problemas inflamatorios de las vértebras
  • Hernia discal lumbar.
  • Estenosis lumbosacra.
  • Edad avanzada.

Además, algunas razas están más predispuestas a sufrir lumbalgia que otras por su propia anatomía. Los ejemplos más claros son el teckel o el bulldog francés. En general, aquellos perros que tengan el torso largo y las patas cortas serán propensos a padecer problemas de espalda, ya que la columna soporta más peso del que debería.

Síntomas de la lumbalgia en perros

Sin duda, el signo principal que va a mostrar el can si tiene dolor en la espalda es dejar de correr, no subir escaleras, quejarse cuando le tocas en esa zona… También tenemos que tener presente que algunos perros son menos propensos a mostrarse doloridos que otros. Sin embargo, existen otras indicaciones claras de que el animal tiene un problema en la zona lumbar. Estas son:

  • Inflamación visible en la zona afectada.
  • Contractura muscular que se nota por palpación.
  • Alteraciones en la sensibilidad.
  • Reducción en la movilidad y la actividad.
  • Incomodidad (el perro cambia de postura a menudo).
  • Aumento de la temperatura en la zona por la inflamación.
  • Cambios en el estado de ánimo.
  • Decaimiento.
  • Hormigueos.
  • Molestias en la zona.
  • Sensibilidad limitada.
  • Bruscas alteraciones en el estado de ánimo.
  • Depresión en perros.

Diagnóstico de la lumbalgia en perros

Como habíamos comentado anteriormente, será necesario acudir al veterinario en cuanto notemos algún signo de lumbalgia en nuestro perro. Junto con un examen físico, donde encontrar el punto exacto de la lesión a través de los signos clínicos, también puede ser necesario un examen radiológico (con rayos X) que permite la observación del estado de las vértebras. Mediante esta radiografía se determina si existe espondilitis anquilosante, hernia, desgaste de los discos intervertebrales, infecciones, tumores u otras dolencias. Si aun así los resultados no están claros, podría ser necesario un diagnóstico por imagen avanzada con resonancia magnética o tomografía axial computarizada (TAC).

Tratamiento de la lumbalgia en perros

En cuanto al tratamiento de la lumbalgia en perros variará en función de las causas que hayan originado esta patología. Aliviar la zona dolorida será la prioridad, por lo que puede que sea necesario recetar antiinflamatorios y analgésicos. No obstante, siempre se pueden suministrar medicinas veterinarias para disminuir las molestias y el dolor en el animal.

Como tratamiento adyacente se recomiendan las sesiones de rehabilitación y fisioterapia, pues ayudan a reducir el dolor y mejoran la movilidad del can. Otro procedimiento que ofrece alivio a los perros que padecen de lumbalgia es la aplicación de calor en el área corporal afectada.

Prevención de la lumbalgia canina

Los casos más frecuentes de dolor de espalda suelen remitir en la mayoría de los canes con tratamiento y tiempo. No obstante, el perro que sufre una lesión vertebral o tiene problemas discales necesita de un cuidado especial para evitar que se agrave la lesión. Como es el caso de mi perro Sun, que necesita cada cierto tiempo acudir a acupuntura o que no tiene que evitar bajar y subir escaleras. Igualmente, los perros con problemas de espalda deben descansar bien para evitar más dolores y abrigarse en invierno. Las temperaturas bajas pueden afectar a sus articulaciones y a su espalda.

En resumen, no olvidemos que factores como el frío, el sedentarismo o el sobrepeso pueden empeorar muchísimo esos dolores ya de por sí agudos, por lo que se recomendamos evitarlos a toda costa. El dolor en las articulaciones puede ser muy molesto, como nos sucede a nosotros. Recuerda que tu perro no puede pedirte ayuda de forma directa, por lo que deberás observar comportamientos que lo indiquen.

firma articulos blog de perros mi mejor amigo y yo
Total
0
Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...