Meningitis en perros

meningitis en perros
La meningitis en los perros es una enfermedad poco frecuente, pero, no por ello, menos grave.
Total
0
Shares

Los perros, al igual que nosotros, están expuestos a padecer una gran variedad de enfermedades. Habrás oído hablar de la meningitis en humanos y, de hecho, no es muy distinta en perros. Como las personas, los perros también tienen una membrana con tres capas que protegen el cerebro y la médula espinal. Cuando esta se inflama por diversas causas, se produce la conocida meningitis. Esta inflamación genera en muchas ocasiones la inflamación del cerebro o de la médula espinal, lo cual podría traer diversos problemas neurológicos. Ahora bien, la pregunta es: ¿por qué aparece la meningitis en perros? Te hablamos de las causas, los síntomas y el tratamiento a lo largo de este post del blog de perros.

Qué es la meningitis en perros

Como su nombre indica, la meningitis es una inflamación de las meninges, es decir, de las membranas (duramadre, aracnoides y piamadre) que rodean el encéfalo y la médula espinal, cuyo fin es la protección. Esta inflamación se produce a consecuencia de una infección causada por microorganismos, ya sean virus, bacterias u hongos. Normalmente, la inflamación de las meninges está asociada a la del encéfalo (encefalitis), en cuyo caso hablaremos de meningoencefalitis. Esta enfermedad, como puedes intuir por la zona de afectación, puede tener consecuencias fatídicas para nuestros mejores amigos perrunos.

¿Cómo puedo saber si mi perro tiene meningitis?

Los síntomas de la meningitis en perros pueden variar en tipo e intensidad dependiendo de cuánto ha progresado la inflamación y qué partes del sistema nervioso central se ven afectadas. Así pueden llegar a variar bastante en función de la gravedad y progreso de la enfermedad e inflamación. Entre los principales síntomas de la meningitis en perros se encuentran:

Meningitis en perros, síntomas

  • Inactividad y depresión.
  • Pérdida de apetito.
  • Fiebre.
  • Excesiva sensibilidad al tacto.
  • Vómitos.
  • Niveles anormales de agitación.
  • Rigidez y dolor en el cuello o la espalda que se manifiesta cuando el perro mantiene rígido el cuello o espalda.
  • Espasmos musculares en la espalda, el cuello o las patas delanteras.
  • Debilidad.
  • Inquietud severa o pérdida de control muscular.
  • Convulsiones.
  • Parálisis.
  • Inclinación de la cabeza
  • Presión arterial muy baja.
  • Desordenes auditivos y oculares.
  • Agresividad.
  • Cambios en el comportamiento.
  • Falta de coordinación (ataxia) y movilidad limitada y rígida.
  • Visión borrosa o pérdida de visión.

La aparición de los distintos síntomas de la meningitis en perros dependerá de la evolución del trastorno, ya que al ser una enfermedad sistémica los signos clínicos pueden incluir uno o más síntomas. Por ese motivo, es importante acudir de inmediato al veterinario si notas cualquier síntoma fuera de lo común. Cuanto más temprano comience el tratamiento, más efectivo será y mejores las posibilidades de recuperación para tu can. De hecho, cualquier cambio en el aspecto o en el comportamiento de tu mascota debe considerarse signo de que algo ha cambiado en él y de que puede indicar un problema. Por este motivo, al mínimo indicio hay que consultar con un profesional.

Causas de la meningitis en perros

Las causas de este padecimiento pueden ser muy variadas y, en función de ello, se distinguen varios tipos de meningitis. Las meningitis pueden tener una causa infecciosa (bacterias, hongos, parásitos, protozoos o virus) o inmunomediadas. La principal causa de la meningitis en perros suele estar provocada por una infección bacteriana que acaba desarrollándose en el sistema nervioso central. Es decir, la meningitis ocurre como resultado de una infección causada por microorganismos (virus, bacterias u hongos). Para ello podemos dividir varios tipos de causa:

Tipos de meningits

  • Meningitis bacteriana en perros. Es el más común tanto en perros como en humanos, en cuyo caso las bacterias atacan una parte del cuerpo del perro, provocando una infección que afecta al médula espinal o cerebro.
  • Meningitis viral en perros. Este tipo de meningitis es causada por un virus que ataca el líquido cefalorraquídeo sin atacar cerebro ni médula espinal.
  • Meningitis micótica en perros. Esta meningitis es causada por el contacto con un organismo ya afectado por esta enfermedad. Es la meningitis la que causa inflamación de las meninges y el cerebro.
  • Meningomelitis en perros. En este caso, la meningitis y la inflamación se propagan desde las meninges hasta la médula espinal.
  • Meningitis por infecciones. Otras de las causas por las cuales puede producirse la meningitis son: exposición a productos tóxicos, mordeduras o heridas infectadas, mastitis, rabia, infección en la dermis debido a una lesión, moquillo, infecciones en los discos vertebrales o enfermedad de Lyme.

Mencionar que en algunos casos la meningitis en perros puede ser idiopática. Esto quiere decir que su aparición no se debe a ninguna enfermedad secundaria bacteriana ni viral siendo su origen de carácter desconocido. Esta normalmente afecta a los cachorros o perros jóvenes de entre 4 y 24 meses de edad. Igualmente, el factor genético también es otra causa. Digamos que puede sucederle a cualquier can, sin importar la raza, la edad o el sexo del animal. No obstante, sí que hay razas de perros con más facilidad para padecer meningitis. Algunas razas como los Beagles, el boyero de Berna, el bichón maltés y los carlinos son más propensos genéticamente a sufrir esta patología.

Meningomielitis y meningoencefalitis en perros

Existen otras afecciones relacionadas que suelen darse cuando la meningitis en perros se complica. Estas son: meningoencefalitis, meningomielitis y meningoarteritis. Hablaremos de meningoencefalitis si la inflamación de las meninges viene acompañada de una inflamación del encéfalo, la cual puede producirse por una infección de oídos, ojos o en la cavidad nasal. En el caso de la meningomielitis se suele ocasionar por una discoespondilitis o una osteomielitis (inflamación de la columna vertebral). Por último, la meningoarteritis se asocia con una inflamación de las arterias del sistema nervioso central, que es la variante más frecuente en perros de razas grandes (Bóxer, Boyero de Berna y Beagle). Como hemos apuntado, estas tres enfermedades están estrechamente relacionadas con la meningitis, ya que suelen darse después de un tiempo sufriendo esta afección, aunque también pueden presentarse directamente en casos más severos.

Tratamiento de la meningitis en perros

El tratamiento de la meningitis en perros dependerá de cada caso, siendo el veterinario quien indique qué es mejor hacer en cada situación. Según el tipo de meningitis que se diagnostique, se aplicará un tratamiento u otro. Puede que se deba emplear más de un fármaco a la vez, todo con la aprobación del profesional veterinario. ¡Nunca debes automedicar a tu mascota! Los medicamentos más habituales para tratar la meningitis en perros son:

  • Antibióticos. Son empleados cuando la inflamación es de origen bacteriano, el antibiótico eliminará las bacterias, impedirá su reproducción y terminará por erradicarlas.
  • Corticoides. Estos son antiinflamatorios se usan para reducir la respuesta del sistema inmunitario del perro, así como la inflamación que se produce en las meninges.
  • Antiepilépticos. Los antiepilépticos engloban múltiples sustancias que interactúan con el cerebro del animal y logran equilibrar la función neuronal. De esta forma, previenen las convulsiones.

De igual manera, el reposo y comodidad para nuestro mejor amigo perruno durante el tiempo de recuperación es fundamental. Además de una dosis extra de mimos. Asegúrate de que el can esté nutrido e hidratado, por lo que si no come ni bebe (deshidratación en perros) por sí mismo, será necesaria la terapia de fluidos intravenosa. Por tanto, sobre todo en casos graves, a veces es totalmente necesario que el perro quede hospitalizado en el centro u hospital veterinario. No olvides que la meningitis en perros es una enfermedad muy grave por lo que un diagnóstico precoz es esencial para obtener un tratamiento óptimo y, por consiguiente, su recuperación.

Diagnóstico de la meningitis en perrod

Si tenemos la más mínima sospecha de que nuestro perro pudiera padecer de meningitis, deberemos llevarlo lo antes posible a nuestro veterinario para que le realice las pruebas oportunas. Generalmente, el veterinario le realizará una analítica completa en la que pueda comprobar si existe un aumento del número de glóbulos blancos lo que probaría una posible infección. Junto a la analítica de sangre, también se acostumbra a realizar un análisis de orina para cerciorarse la presencia o no de alguna infección en el tracto urinario. No obstante, una de las pruebas más importantes para confirmar la presencia de meningitis es a través de una muestra de líquido cefalorraquídeo que se enviará a un laboratorio para su cultivo y posterior diagnóstico. En el caso de que el resultado sea positivo, el objetivo principal del tratamiento se basa en erradicar el proceso inflamatorio de la membrana, aliviar y controlar el dolor y recuperar las funciones neurológicas funcionales.

También te puede interesar: ESTRÉS EN PERROS

Secuelas de meningitis en perros

La mayoría de las secuelas de meningitis en perros es el resultado de los daños que la inflamación provoca en el cerebro y sistema nervioso de la mascota. Entre las secuelas más comunes:

  • Crisis convulsivas, debido a la disfunción cerebral causada por la meningitis
  • Paresia, debilidad muscular que impide que el perro se mueva, mantenga el equilibrio y postura corporal como lo haría normalmente.
  • Parálisis parcial. Debilitamiento de la capacidad de contraer la musculatura.

Igualmente, los perros que logran recuperarse de la meningitis necesitarán seguir una terapia física y un tratamiento médico. Por ello, durante este artículo de Mi Mejor Amigo y Yo hemos recalcado la importancia de acudir al veterinario al más mínimo síntoma detectado para poder actuar a tiempo si hay algún problema de salud.

Pronóstico y recuperación de la meningitis en perros

Respecto al pronóstico de la meningitis en perros este es totalmente variable, dependerá de la causa, gravedad de cada caso y la respuesta del can al tratamiento, sobre todo durante los primeros días. Por tanto, respecto a la recuperación de la meningitis en perros podemos decir que es algo que dependerá de cada situación, pero que sin duda alguna una detección precoz del problema y un tratamiento adecuado y muy directo mejoran las posibilidades de que el can se recupere bien y del todo.

¿La meningitis canina se puede contagiar a humanos?

No, lo cierto es que la meningitis no es contagiosa. Ciertamente nosotros también podemos padecerla, pero es importante saber que la variante canina es distinta a la nuestra. Por tanto, no se puede producir un contagio de perro a humano, ni de humano a perro, no es una zoonosis. No obstante, todo esto no significa que no se puedan contagiar los parásitos que hayan provocado la infección, si ha sido la causa, y consiguiente inflamación de las membranas. Por lo tanto, igualmente hay que tener cierta precaución. Es decir, si la meningitis ha sido causada por parásitos, nunca está de más tener cierta precaución tomando las medidas necesarias para que no lleguen a nosotros. Sin embargo, la meningitis es contagiosa para otros perros si la causa es un virus; mientras que no es no es transmisible si es causado por un problema del sistema inmunológico.

Meningitis perros

La meningitis en perros es una enfermedad grave, con unos síntomas muy claros y fuertes, de evolución rápida y que puede tener un final fatal. Por ello, acude a tu veterinario si notas alguna anomalía en tu perro. Una meningitis diagnosticada y tratada a tiempo puede salvar la vida de tu mascota. ¡Y ten cuidado con las infecciones!

La meningitis es una inflamación de las meninges, es decir, de las membranas que rodean el encéfalo y la médula espinal, cuyo fin es la protección. Esta inflamación se produce a consecuencia de una infección causada por microorganismos, ya sean virus, bacterias u hongos.

  • Inactividad y depresión.
  • Pérdida de apetito.
  • Fiebre.
  • Excesiva sensibilidad al tacto.
  • Vómitos.
  • Niveles anormales de agitación.
  • Rigidez y dolor en el cuello o la espalda que se manifiesta cuando el perro mantiene rígido el cuello o espalda.
  • Espasmos musculares en la espalda, el cuello o las patas delanteras.
  • Debilidad.
  • Inquietud severa o pérdida de control muscular.
  • Convulsiones.
  • Parálisis.
  • Inclinación de la cabeza
  • Presión arterial muy baja.
  • Desordenes auditivos y oculares.
  • Agresividad.
  • Cambios en el comportamiento.
  • Falta de coordinación (ataxia) y movilidad limitada y rígida.
  • Visión borrosa o pérdida de visión.

Las causas de este padecimiento pueden ser muy variadas y, en función de ello, se distinguen varios tipos de meningitis. Las meningitis pueden tener una causa infecciosa (bacterias, hongos, parásitos, protozoos o virus) o inmunomediadas. 

firma articulos blog de perros mi mejor amigo y yo

Total
0
Shares

Comments5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies