Menú
Cómo educar a mi perro / Mascota y salud

MI PERRO ES MUY NERVIOSO

Mi perro es muy nervioso

Cada perro es un mundo, tiene una personalidad diferente que lo hace único. Existen mejores amigos perrunos que son tranquilos, otros son tímidos, otros son juguetones y hay algunos perros muy nerviosos. En este último caso, esta inquietud puede influir negativamente en la convivencia del hogar en ciertas situaciones. Así en estas circunstancias nos surge la duda de qué hacer si mi perro es muy nervioso. Para afrontar esta cuestión veremos qué factores influyen (problema de salud, condiciones ambientales inadecuadas o mala educación) y qué hacer para tranquilizarlo.

¿Por qué mi perro es muy nervioso?

Un perro nervioso muestra síntomas como agitación constante, movimientos repetitivos, temblores y babeo. Lo principal será averiguar la causa del nerviosísimo del perro. Estas pueden ser por razones de carácter genético, ambiental o educacional. No obstante, también hay que tener presente que en algunos casos el animal puede ser hiperactivo, de ahí su intranquilidad. En estos casos, como bien indica la etóloga Helena Bat, es imprescindible “acudir al veterinario con el perro nervioso para descartar problemas de otro tipo como la hiperactividad”. Además, recalca que muchas veces nosotros, los dueños, reforzamos el nerviosismo de ellos de manera inconsciente. «Si llegamos a casa y el perro nos recibe con saltos y carreras y le acariciamos y prestamos atención, reafirmamos el hecho de que se muestre descontrolado», señala dicha etóloga.

Por otro lado, es importante apuntar que los perros que han sido abandonados, que han sufrido abusos o han sido descuidados presentan signos de nerviosismo con mayor frecuencia que los que vienen de ambientes tranquilos.

¿Por qué mi perro es tan nervioso?

Claro, debemos comenzar por aquí, el por qué, de lo contrario, intentando que se calme y se tranquilice, lo más probable es que hagas cosas que tienen como efecto rebote otros síntomas. Dicho esto, es hora de ver las múltiples formas en las que puede aflorar el nerviosismo y pasar a evaluarlas.

Qué causa el nerviosismo en perros

Existen muchas posibles causas de inquietud en los perros. Algunos de estos motivos más comunes son:

  • Enfermedades. Estas pueden estar causando dolor al perro, que aflora a través del nerviosismo.
  • Falta de ejercicio o paseos demasiado cortos. Cuando un perro no da los paseos necesarios, el animal va acumulando energía, que se transforma en ansiedad y nerviosismo.
  • Ansiedad por separación. Los perros son animales sociales, esto es, necesitan sentirse parte de un grupo. Cuando permanecen encerrados muchas horas al día, se aburren y es probable que acabe sufriendo estrés. Puede que te interese: Cómo enseñar a un perro.
  • Tener un ambiente en casa poco relajado. Al igual que a los humanos, los gritos o ruidos fuertes también les pueden provocar estrés a nuestros mejores amigos perrunos.  
  • Falta de compañía. Si pasa muchas horas al día solo sin la compañía de ninguna persona ni de ningún otro perro, puede llegar a estar intranquilo.
  • Miedo a ruidos, como los petardos o las tormentas. Estas situaciones también pueden provocar inquietud.
  • Falta de educación y socialización. En ocasiones la falta de educación y socialización acaba creando perros asustadizos, inseguros y nerviosos. Y es que, es importante exponer a nuestro desde cachorro a todo aquello que formará parte de su entorno.
  • Traumas de cachorro. ¿Separado pronto de su madre o ha sido maltratado? Estos también pueden ser motivos por los que sufra ansiedad, estrés o nerviosismo.  
  • Cambios en el ambiente. Las mudanzas, la llegada de un nuevo miembro de la familia o la ausencia de alguien pueden causar ansiedad en los perros.

Síntomas de nerviosismo en perros

El lenguaje corporal de nuestro perro es uno de los indicadores visuales más claros que pueden alertarnos que está estresado o poniéndose nervioso. Estos son algunos de los síntomas que pueden mostrar que nuestro mejor amigo perruno está intranquilo:

  • Apartarse de la situación que le tensa. Si algo le pone nervioso o causa miedo, el perro tenderá a evitarlo. ¿Cómo? Puede que comience a caminar hacia atrás o marcharse para evitar confrontar aquello que le disgusta. Por ejemplo, si a un can le pone nervioso los niños pequeños, cuando ellos se le acerquen, él se irá a otro lado.
  • Temblores. Que agite su cuerpo o tiemble son signos universales de miedo, pero también puede indicar que el animal está estresado, con ansiedad o nervioso.
  • Quedarse petrificado. Un estado que puede indicar que algo no marcha bien e incluso que puede atacar.
  • Moverse de un lado para otro con movimientos repetitivos.
  • Cierra la boca fuertemente. Cuando los perros están estresados y nerviosos, normalmente mantienen la boca cerrada y los labios bien apretados.
  • Girar la cabeza, evitando mirar la situación que les provoca rechazo. A veces los perros que están nerviosos no se van, sino que solamente giran la cabeza para no presenciar aquello que les produce esa intranquilidad.
  • Soltar pelo puede ser síntoma de un perro estresado o nervioso. El estrés en perros, a la larga puede hacerles soltar pelo. Esto también nos pasa a los humanos.
  • Lamerse los labios y la nariz. No nos referimos al típico gesto de lamerse los labios, sino más bien a estar lamiéndose repetidamente la parte frontal de su hocico.

¿Cómo puedo calmar a un perro nervioso?

¿Tu mejor amigo perruno está con alguno de los signos descritos anteriormente? Lo mejor será hablar con tu veterinario, para que sea este profesional el que determinen la causa del malestar. Mientras, puedes probar a calmarlo con estos métodos que te dejamos a continuación:

Cómo calmar a un perro nervioso

Sin duda, lo primero que debemos hacer es abordar el problema y saber qué es lo que le causa ese nerviosismo. Tras ello, es hora de mostrarte posibles maneras que pueden ayudar a tranquilizarlo:

Qué puedes hacer para calmar a un perro nervioso

  • No le dejes muchas horas solo. Cuando se tenga que quedar solo, déjale juguetes con los que pueda entretenerse, por ejemplo, un kong relleno de comida.
  • Haz ejercicio y juega con él. Fundamental que descargue energía y se relacione tanto con humanos como con otros perros. Eso sí, no debes obligarle a mantener contacto directo con otros perros o humanos que no sean de su agrado, ya que, esto puede agravar su comportamiento.
  • Establecer una rutina de paseos y comida. Es una forma de que tu perro sepa qué puede esperar en cada momento, lo que hará que disminuya su ansiedad.
  • Caricias y masajes caninos. No hay nada más relajante para un perro que estar cerca de su humano, y si lo están acariciando, mucho mejor.  Darle afecto al perro con caricias es para ellos un sinónimo de confianza, que los hará sentir en un mejor y calmado ambiente.
  • Jugar con él en casa. Dentro del hogar se puede realizar juegos suaves, como la búsqueda de la pelota o un tira y afloja. Esta clase de juegos hará que se encuentre en un ambiente que le genere más confianza.
  • Baños de relax. Darle un baño, le dará a entender que está en su área de confort, lo que hará apaciguar su comportamiento nervioso o agresivo.
  • Hogar confortable. Al igual que el resto de miembros de nuestra familia, también aprecian un hogar ordenado, limpio y sin ruido. Si es necesario, habilita un espacio donde no haya objetos que puedan generarle inquietud, ponle una cama donde se sienta cómodo, etc. Estos factores influyen de manera notable en el estado de ánimo de nuestro perro.
  • Prestarle atención y dedicar horas a estar con él. El perro necesita nuestra atención, sentirse uno más de la familia y un entorno adecuado. Dedicarle un momento, aunque sea breve, para hacerle caricias aliviará su estrés y promoverá la calma. El contacto físico ayuda a crear un vínculo entre el perro y el humano.
  • Premia la tranquilidad. ¡Compensa aquellos momentos de buen comportamiento! Con esta acción, ayudamos a que nuestro perro a que comprenda cuáles son las actitudes adecuadas, para así introducirlas en su rutina.
  • Musicoterapia. Diversos estudios han demostrado el poder de la música para calmar estados de ánimos, por lo que puede ser muy positivo optar por este tipo de terapias para calmar a nuestro perro. Eso sí, siempre es recomendable documentarse sobre cómo ponerlo en práctica para escoger el momento y la música adecuada.
  • Evitar sus miedos. Cada animal tiene sus propias peculiaridades. Si sabemos con nuestro perro tiene miedo a un objeto o situación, debemos de evitar la confrontación puesto que provocará estrés y aumentará su nerviosismo.
  • Terapias alternativas. Consulta a tu veterinario acerca de estas terapias y productos de origen natural que pueden ayudar a calmar a tu perro cuando está nervioso. Nunca mediques a tu perro para intentar calmar un estado de ánimo nervioso. Estas decisiones solo las puede tomar un veterinario.
  • Estar relajados nosotros. Nunca debemos de olvidar que si tienes un perro nervioso, probablemente tú también lo seas o sufras situaciones de estrés en ciertos momentos. Nuestro perro nos conoce y sabe cuál es nuestro estado de ánimo. Nuestra tranquilidad la notará nuestro mejor amigo perruno.

¿Cómo saber si mi perro es muy nervioso y tiene ansiedad?

Un perro que está nervioso y llora constantemente, puede padecer ansiedad, miedo o frustración. Si tu perro está frustrado, normalmente además de llorar exhibirá comportamientos obsesivos como rascar el suelo, caminar de un lado para otro, morder objetos, lamerse las patas constantemente o lamer el suelo u otros objetos.

¿Perro más nervioso de lo habitual?

¿Notas que tu perro está más nervioso de lo habitual e incluso piensas que puede ser ansiedad? Esto es un problema frecuente, al igual que en las personas, caracterizado por una gran inquietud, nerviosismo e inseguridad. Si tu perro sufre este problema, tratará de librarse de ese malestar desarrollando alteraciones en su comportamiento. Estos cambios pueden resultar muy molestos y afectar a vuestra convivencia. Para estas situaciones desde nuestro blog de perros te recomendamos que visites a tu veterinario o a un etólogo, un veterinario que se encarga de las alteraciones del comportamiento. De este modo podrás descubrir qué le causa ansiedad a tu perro y cuál es el tratamiento más adecuado.

Resumen del artículo Mi perro es muy nervioso

  1. Enfermedades.
  2. Falta de ejercicio o paseos demasiado cortos.
  3. Ansiedad por separación.
  4. Tener un ambiente en casa poco relajado.
  5. Falta de compañía.
  6. Miedo a ruidos, como los petardos o las tormentas.
  7. Falta de educación y socialización.
  8. Traumas de cachorro.
  9. Cambios en el ambiente.

  1. Se aparta de la situación que le tensa.
  2. Tiene temblores.
  3. Se queda petrificado.
  4. Está constantemente moviéndose de un lado para otro con movimientos repetitivos.
  5. Cierra la boca fuertemente.
  6. Gira la cabeza, evitando mirar la situación que les provoca rechazo.
  7. Se lame los labios y nariz.

  1. Haz ejercicio y juega con él.
  2. Establecer una rutina de paseos y comida.
  3. Dale mucho cariño y masajes.
  4. Baños de relax.
  5. Hogar confortable.
  6. Préstale atención y dedicar horas a estar con él.
  7. Premia la tranquilidad.
  8. Musicoterapia.
  9. Evitar sus miedos.
  10. Estar relajados nosotros.
favi logo

0 comentarios

    Comentar