Menú
Noticias perros

El perro de Picasso

perro picasso

Picasso (Málaga, España 1881-Moulins, Francia, 1973) fue un pintor y escultor malagueño que fascinó a todo el mundo debido a la creatividad de sus obras. A este genio le gustaba rodearse de animales, pero con ninguno llego a tener el vínculo tan estrecho salvo un teckel llamado Lump. De hecho, llego a aparecer en algunos cuadros del artista. ¿Quieres conocer la historia del perro de Picasso?

Perro salchicha Picasso

Este perro salchicha se convirtió en el favorito del pintor español Pablo Picasso. Y es que, aunque también tenía un can de raza bóxer llamado “Yan” y una cabra que obedecía al nombre de “Esmeralda”, su relación nunca fue tan fuerte como fue con Lump. Lo curioso es que este teckel era la mascota de Douglas Duncan, un fotógrafo y escritor que dedicó su vida a cubrir la vida de Picasso. Entonces, ¿cómo llego a ser el perro de Picasso? Conozcamos la historia desde el principio.

Historia del perro de Picasso

En abril de 1957, el fotoperiodista, David Douglas Duncan, se desplazó desde su apartamento en Roma hasta el sur de Francia para conocer a Pablo Picasso. El objetivo de este viaje era fotografiar exhaustivamente al pintor y su familia en su hábitat natural. Sin embargo, este viaje no lo hizo solo, ya que decidió llevar a su perro salchicha, Lump, que a menudo lo acompañaba. La amistad entre el genio y Lump fue inmediata que este teckel dijo adiós a Roma y se convirtió en un miembro más del hogar de Picasso.

Picasso pintaba solo y Lump fue el único que podía acompañarle. Él fue una de sus musas, siendo el protagonista de dos de sus obras. La primera, un plato blanco sobre el que Picasso dibujó la silueta de este. Y la segunda  “Las Meninas” en la que copiando y desvirtuando a la obra de Velázquez, cambió al mastín español de la obra por su dachshund favorito, Lump.

Lump no es un perro, no es un hombre chico, es otra cosa

Picasso

De hecho, hay una anécdota respecto a la primera obra que hemos mencionado. Resulta que aquel 19 de abril, Ducan y Picasso almorzaron junto a Jacqueline Roque, la modelo y segunda mujer de Picasso. Mientras el pintor fumaba en su silla, el perrito se le subió al regazo y comenzó a lamerle la cara. En ese instante, Picasso tomó el plato sopero que tenía delante y realizó un retrato del perrito, firmando con la siguiente dedicatoria: «Pour Lump. Cannes 19/4/57».

Pero, ¿cómo surge ser de sustituir al mastín y colocar a Lump en “Las Meninas”?

A finales de aquel verano de 1957, Picasso se entregó a un nuevo proyecto: una serie de 44 versiones de Las Meninas, las cuales se encuentran expuestas desde 1968 en el Museo Picasso de Barcelona. Así, no dudo en desvirtuar la obra de Velázquez, cambiando el mastín español de la obra por su teckel favorito.

El gran compañero de Picasso sufrió un grave problema en su espina dorsal con 7 años. Sin embargo, vivió la friolera de 17 años. Lump falleció diez días antes que Picasso, el 29 de marzo de 1973. Si te ha gustado la historia, desde Mi Mejor Amigo y Yo te invitamos a leer Más de 50 curiosidades de los perros.

Figueira, M. Rita “Los ladridos de la Historia” 1ª ed. Buenos Aires, 2012.

favi logo

0 comentarios

    Comentar