Sarcoma en perros

sarcoma en perros
Los sarcomas son un tipo de cáncer que atacan a tejidos estructurales tales como: huesos, ligamentos, músculos, etc.
Total
5
Shares

Cada 13 de julio se celebra el Día Internacional del Sarcoma, un tumor maligno que suele aparecer en zonas blandas como la piel y los órganos. Se trata de uno de los cánceres caninos más frecuentes. Suele aparecer en animales en edad media o avanzada. Todas las razas son susceptibles de desarrollar un sarcoma. Las mutaciones en las células por las que se produce este tumor, además de provenir de los genes de los progenitores, pueden ser adquiridas durante la vida del animal a causa de la exposición a sustancias cancerígenas, radiación, inflamación crónica, entre otras. Te informamos sobre el sarcoma en perros, sus tipos y tratamientos en este artículo del blog de perros.

¿Qué son los sarcomas en perros?

Los sarcomas son un tipo de cáncer que atacan a tejidos estructurales tales como: huesos, ligamentos, músculos, etc. Los sarcomas en perros suelen ser detectados por los propios cuidadores al notar un bulto cuando acarician a su mascota. Estos tumores, presentan un amplio abanico de sintomatología y, en ocasiones, supondrán un factor limitante en la vida del animal. No obstante, el pronóstico de esta patología ha mejorado en los últimos años gracias al avance de los tratamientos de medicina veterinaria especializada. 

Tipos de sarcomas de tejidos blandos en perros

Estos tumores en perros son malignos y tienen distintos orígenes. Aparecen tanto en la piel como en los órganos, y destacamos los siguientes como los más habituales:

  • Sarcoma de tejidos blandos (STB). Los sarcomas en perros representan hasta un 15 % de los tumores de piel diagnosticados en perros1
  • Hemangiosarcoma. Afecta a células del revestimiento de vasos sanguíneos.
  • Osteosarcoma. Es un tumor de los huesos que veremos con más detalle en el próximo apartado.

Sarcoma de tejidos blandos

Los sarcomas de tejidos blandos son tumores de carácter maligno que suelen aparecer en zonas blandas como la piel y los órganos. Un sarcoma de tejido blandos es un tipo de cáncer que se origina en células mesenquimales o células de tejido de soporte como células del subcutáneo, los huesos, el cartílago, el músculo o la grasa, etc. Suelen encontrarse debajo de la piel o en las mucosas y se originan en los fibroblastos o en las células que dan soporte a los vasos sanguíneos y a los nervios. Debido a que estos tumores tienen su origen en el tejido mesenquimal del individuo, los tumores se desarrollan mayoritariamente en las siguientes zonas:

  • Tejidos musculares.
  • Tejidos nerviosos.
  • Tejidos vasculares.
  • Tejidos fibrosos.
  • Tejidos adiposos.

Estadísticamente, los sarcomas de tejidos blandos son uno de los tumores de piel más frecuentes en perros representando hasta un 15% de los tumores de piel diagnosticados, como hemos mencionado al inicio de este post del blog de perros. La ubicación del tumor juega un papel fundamental. Los localizados en áreas en las que es difícil realizar cirugía, como la cavidad oral, tienen un comportamiento más agresivo que los tumores localizados en tronco o extremidades.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR EL ARTÍCULO: Tos en perros.

En cuanto a su causa, al igual que el resto de los cánceres en perros, es de carácter genético, pues se produce por mutaciones en las células que llevan al crecimiento descontrolado de las mismas. Estas mutaciones pueden ser heredadas de los progenitores o bien pueden ser adquiridas durante la vida del animal por exposición a sustancias cancerígenas, radiación, inflamación crónica, etc.

Para decidir qué tratamiento es el más adecuado, es fundamental valorar que otros órganos pueden estar potencialmente afectados y estudiar cómo es el tumor primario en relación a los tejidos vecinos. Para ello, se suele realizar una tomografía computerizada (TAC) de la zona afectada, y es que se trata de una de las pruebas de imagen más precisas que hay disponibles en la medicina veterinaria especializada.

Signos del sarcoma de tejido blando

La sintomatología es variada, pues dependerá de la zona en la que aparezca el tumor y la estructura de origen. Sin embargo, en ocasiones los sarcomas de tejido blando en perros se presentan como una neoplasia de crecimiento lento que aparecen en cualquier lugar del cuerpo, teniendo a menudo una consistencia de suave a firme con una apariencia irregular, lobulada y adherida firmemente al tejido subyacente y/o a la piel.Por lo general, de manera inicial no producen dolor ni malestar y es el compañero del animal quien los detecta al acariciar al animal. En rasgos generales, los sarcomas en perros pueden causar un abanico muy amplio de síntomas:

  • Bultos o protuberancias.
  • Pérdida de peso y de apetito.
  • Malestar general.
  • Cansancio.
  • Decaimiento.
  • Dolor.
  • Manto en mal estado.
  • Caída del pelo.
  • Vómitos y/o diarrea.

Hemangiosarcoma en perros

El hemangiosarcoma es un tumor maligno proveniente de las células del endotelio vascular que representa en torno al 1-5% del total de los tumores en el perro. Clínicamente, la sintomatología varía en función de la localización. Existe sintomatología general (anorexia, inapetencia…) y dado la naturaleza vascular del tumor, hemorragias que pueden ser desde leves a causantes de un verdadero shock hemorrágico. A nivel cardíaco, presenta consideraciones especiales, dado que puede provocar sincope por obstrucción vascular y/o derrame pericárdico que conlleve finalmente un taponamiento.

Osteosarcoma

El osteosarcoma canino (OSA) es un tumor mesenquimal de las células primitivas del hueso y representa el cáncer de hueso primario más común en el perro. Las razas de gran tamaño y las razas gigantes están especialmente predispuestas para el padecimiento del osteosarcoma apendicular o de extremidades.

Causas del sarcoma en perros

No es fácil definir las causas del sarcoma de tejido blando en perros, ya que pueden ser varias. En los tumores en general, y en los que afectan a los tejidos blandos en especial, existen evidencias de una predisposición genética hereditaria en una determinada raza o, muchas veces, en determinadas líneas familiares. Algunas razas predispuestas a padecer un sarcoma son el pastor alemán, el bóxer y el golden retriever. Por otro lado, las causas ambientales son poco probables como causantes de este tipo de tumores. Otros posibles factores desencadenantes de sarcomas en tejidos blandos pueden ser la dieta y el estrés.

Diagnóstico del sarcoma en perros

Para diagnosticar un sarcoma la biopsia con aspirados con aguja fina (PAF) es el método más recomendado, puesto que nos sirven para descartar otras patologías como abscesos, quistes, lipomas o mastocitomas. Se trata de una prueba diagnóstica que consiste en la extracción de una muestra total o parcial de tejido para ser examinada al microscopio por un patólogo. La realización de técnicas avanzadas de imagen como TAC o resonancia magnética antes de su extirpación son lo ideal.

Tratamiento del sarcoma de tejido blando en perros

El pronóstico de esta patología ha mejorado en los últimos años gracias al avance de los tratamientos de medicina veterinaria especializada. Actualmente, el tratamiento de la mayoría de los sarcomas es mediante cirugía, siendo esencial valorar los órganos que pueden estar potencialmente afectados y evaluar la relación del tumor con los tejidos vecinos. La extirpación debe ser amplia y profunda, eliminando todo el tejido tumoral. Dependiendo de las características y del estado del tumor, puede ser necesario apoyar el tratamiento quirúrgico con tratamientos complementarios para minimizar el riesgo de recaída, como la radioterapia de la cicatriz o la electroquimioterapia del lecho quirúrgico, además de una batería de tratamientos paliativos que permiten controlar el dolor y los signos clínicos que produce el cáncer en los pacientes. También se usa en tumores de gran tamaño que no se pueden extirpar quirúrgicamente.

En muchos casos, los tratamientos, si se aplican correctamente, pueden llevar a la curación o al manejo a largo plazo de la enfermedad. Al suponer un factor limitante en la vida del animal, es clave recurrir a un experto oncólogo para asegurar que el paciente mantiene una buena calidad de vida el máximo tiempo posible.

Más artículos interesantes: Neumonía en perros.

1 Theilen GH, Madewell BR: Tumors of the skin and subcutaneous. Veterinary cancer medicine, Philadelphia, 1979, Lea & Febiger, pp 123-191.

Referencias

  1. Liptak JM y Forrest LJ. Sarcomas de tejidos blandos. En: Oncología Clínica de Pequeños Animales. 5a ed., SJ Withrow, DM Vail, Page RL, Eds., St. Louis, Saunders / Elsevier, 2013: 356-380.
  2. Hohenhaus AE, Kelsey JL, Haddad J, et al. Sarcoma de tejido blando cutáneo y subcutáneo canino: una revisión basada en la evidencia del manejo de casos. J Am Anim Hosp 2016; 52 (2): 77-89.
  3. Kuntz CA, Dernell WS, Powers BE, et al: Factores pronósticos para el tratamiento quirúrgico de sarcomas de tejidos blandos en perros: 75 casos (1986-1996). J Am Vet Med Assoc 1997; 211: 1147-1151.
Sarcoma perro

Los sarcomas de tejidos blandos son tumores de carácter maligno que suelen aparecer en zonas blandas como la piel y los órganos. Se trata de uno de los cánceres caninos más frecuentes. Los sarcomas en perros representan hasta un 15 % de los tumores de piel diagnosticados en perros1. Suele aparecer en animales en edad media o avanzada. Todas las razas son susceptibles de desarrollar un sarcoma. Las mutaciones en las células por las que se produce este tumor, además de provenir de los genes de los progenitores, pueden ser adquiridas durante la vida del animal a causa de la exposición a sustancias cancerígenas, radiación, inflamación crónica, entre otras.

La sintomatología es variada, pues dependerá de la zona en la que aparezca el tumor y la estructura de origen. Sin embargo, en ocasiones los sarcomas de tejido blando en perros se presentan como una neoplasia de crecimiento lento que aparecen en cualquier lugar del cuerpo. En rasgos generales, los sarcomas en perros pueden causar un abanico muy amplio de síntomas:

  • Bultos o protuberancias.
  • Pérdida de peso y de apetito.
  • Malestar general.
  • Cansancio.
  • Decaimiento.
  • Dolor.
  • Manto en mal estado.
  • Caída del pelo.
  • Vómitos y/o diarrea.

Para diagnosticar un sarcoma la biopsia con aspirados con aguja fina (PAF) es el método más recomendado, puesto que nos sirven para descartar otras patologías como abscesos, quistes, lipomas o mastocitomas. La realización de técnicas avanzadas de imagen como TAC o resonancia magnética antes de su extirpación son lo ideal.

El pronóstico de esta patología ha mejorado en los últimos años gracias al avance de los tratamientos de medicina veterinaria especializada. Actualmente, el tratamiento de la mayoría de los sarcomas es mediante cirugía, siendo esencial valorar los órganos que pueden estar potencialmente afectados y evaluar la relación del tumor con los tejidos vecinos

firma articulos blog de perros mi mejor amigo y yo

Total
5
Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...