Tos de las perreras

tos de las perreras
Una enfermedad altamente contagiosa que afecta al sistema respiratorio.
Total
0
Shares

La tos de las perreras, también llamada traqueobronquitis infecciosa canina o tos canina, es una enfermedad multifactorial causada por varios microorganismos que afecta al sistema respiratorio. Mencionar que la tos de las perreras es altamente contagiosa y bastante común entre los perros, pero que no tiene posibilidad de ser transmitida a los humanos. Esta enfermedad se puede identificar con cierta facilidad, ya que ocasiona que el perro se mantenga emitiendo un sonido de tos constante. En tal caso, de inmediato debemos recurrir al veterinario, para que sea este profesional quien confirme si nuestra mascota está padeciendo la tos de las perreras y aplique el tratamiento necesario para hacer frente a dicha enfermedad. Así, podríamos decir que la tos de las perreras es muy similar a la gripe que contraemos los humanos. A lo largo de este artículo del blog de perros podrás dar respuesta a muchas preguntas acerca de la traqueobronquitis infecciosa canina. Podrás encontrar información sobre cómo saber si tu perro la tiene, cómo tratarla y, lo más importante, qué debes tener en cuenta para prevenirla.

¿Qué es la tos de las perreras?

La tos de las perreras es una enfermedad infecciosa producida principalmente por varios agentes víricos, tales como el virus de la parainfluenza canina (CPiV) y que se acompaña o no de bacterias, como la Bordetella bronchiseptica. Afecta principalmente a las vías respiratorias superiores, principalmente a la laringe y la tráquea, donde los microorganismos actúan no solo debilitando el sistema inmune del perro para hacerlo más susceptible, sino que también atacando a las células situadas en su sistema respiratorio. Por esa razón, buscan aire desesperadamente, tal y como si se estuviese ahogando, generando el sonido de tos característico de esta enfermedad. Este el primer indicio de la enfermedad. La tos de las perreras se caracteriza por ser una tos seca y fuerte. Es realmente desesperante observar a un perro que la padezca, pues hace un gran esfuerzo para toser y para expulsar el vómito.

Tos de las perreras es grave

A pesar de que no es un trastorno grave en la mayoría de perros, es altamente contagiosa por lo que una vez es diagnosticada hay que tomar precauciones para evitar que otros perros la contraigan. A pesar de lo confuso que pueda ser el nombre, estamos ante lo que comúnmente, en humanos, podría describirse como un resfriado. Esta enfermedad que a priori es leve y poco peligrosa, puede desencadenar graves complicaciones si no se trata a tiempo, como por ejemplo una neumonía severa. Otra enfermedad que debes evitar que tu perro contraiga es la leishmaniasis canina.

Tos de las perreras contagio

La enfermedad puede afectar a perros de todas las edades. La forma de contagio es por vía aérea, se disemina a través del aire, cuando el perro estornuda o tose y también por contacto directo entre los hocicos de las mascotas. Los sitios que más riesgo tienen de contagio, son lugares donde están en contacto un gran número de perros como: residencias caninas, exhibiciones, entrenamientos, parques…. Se trata de una afección cada vez más común entre los perros, no es grave y puede erradicarse con un sencillo tratamiento médico. No es una zoonosis, por tanto, no es transmisible a los humanos.

Razas más expuestas a la tos de las perreras

  • Razas braquicéfalas (bóxer, bulldog, carlino, shi tzu…) tienen mayor riesgo si se contagian por su especial anatomía del árbol respiratorio superior.
  • Perros que ya padezcan patologías respiratorias o cardiacas, agravarán su proceso o tendrán más posibilidades de complicarse si se contagian con esta enfermedad.
  • Perros mayores o cachorros, por tener un sistema inmune más débil.

Tos de las perreras en cachorros

Los cachorros de menos de 6 meses de vida son mucho más susceptibles de padecer esta enfermedad. En caso de adoptar a cachorro, es preciso acudir al veterinario para que le realice un examen completo en el que confirme que el animal se encuentra en perfecto estado. Asimismo, en el caso de los cachorros, debido a la inmadurez de su sistema inmune son más propensos a sufrir esta patología.

¿Por qué se denomina “Tos de las perreras”?

Se conoce como la tos de las perreras por le hecho de que se trata de una enfermedad que se transmite tanto por el aire como por contacto directo entre perros. Y es en los refugios o protectoras de animales donde se concentran un gran número de perros, es el caldo de cultivo ideal para contraer esta tos. No tiene nada que ver con la creencia de que los animales no están bien cuidados y atendidos.

Tos de las perreras síntomas

¿Cómo saber si tu perro tiene tos de las perreras? Una vez contagiado, el perro empezará a experimentar una serie de síntomas claramente identificables. Los signos clínicos aparecen de 3 a 10 días tras la infección. La manifestación más característica de esta patología es la aparición de una tos seca, ronca, fuerte y constante, provocada por la inflamación de las cuerdas vocales. Esta tos puede acompañarse de fiebre. En los casos más avanzados, la tos puede ir acompañada de una ligera expectoración de las secreciones depositadas en el sistema respiratorio por los gérmenes patógenos. Dicha expulsión suele confundirse con un vómito leve o cuerpo extraño. El decaimiento, el malestar general, la falta de apetito y de energía son otros de los síntomas de la tos de las perras más comunes. Si observas que tu can presenta alguno de estos indicios, no lo dudes y acude al veterinario rápidamente. En los perros providentes de perreras, criaderos o tiendas de mascotas, expuestos a condiciones estresantes, es posible que la traqueobroniquitis infecciosa canina derive en una pulmonía.

¿Cómo puedo saber si mi perro tiene tos de las perreras?

Es imprescindible que acudas a un veterinario para que determine cuál es la patología de tu perro. Normalmente la tos de las perreras es diagnosticada por un veterinario en base a la sintomatología, la exploración física y por las circunstancias en las que sucede, detalladas durante la entrevista clínica.

Como saber si mi perro tiene tos de las perreras

En general la duración del cuadro es de entre 3 a 7 días. Si la tos de las perreras no es tratada a tiempo, el perro puede terminar con una neumonía, lo que puede ser mucho más delicado para nuestra mascota. Por lo que, si notas algunos de los síntomas que mencionamos a continuación es necesario que lleves a tu mascota cuanto antes al veterinario:

  • Tos fuerte y muy seca.
  • Estornudos más de los comunes.
  • Respiración rápida.
  • Pérdida del apetito.
  • Comienzan a segregar mucosidad cada vez con más frecuencia. En algunos casos se puede observar secreción en sus vías nasales.
  • Apatía.
  • Flemas de color verdoso.
  • La tos usualmente les genera vómitos de color blanco y consistencia espumosa. Si el perro vomita de un color amarillo, no es tos de las perreras.
  • No es común que presenten fiebre. Sin embargo, en casos aislados, la fiebre les afecta siendo señal de que la infección ha avanzado afectando a otros órganos.
  • Con la tos perruna sus ojos pueden afectarse también y empezar una secreción ocular.
  • En algunos casos, los perros presentan fatiga, especialmente cuando la enfermedad se encuentra avanzada.

Tos de las perreras duración

No existe un periodo de tiempo establecido, ya que la recuperación del paciente depende en su totalidad del agente patógeno y de las complicaciones que hayan podido surgir, como el desarrollo de infecciones secundarias, etc.

Cuánto dura la tos de las perreras

El organismo canino combate de esta forma a los gérmenes durante unos días. En una situación sin factores que la compliquen, la tos puede resolverse en una par de semanas. Sin embargo, con diferentes combinaciones de gérmenes y de factores que dependen del perro, la tos de las perreras puede llegar a evolucionar a una neumonía de elevada gravedad. El animal puede tardar semanas e, incluso, meses en recuperarse, puesto que esta bacteria puede permanecer en el aparato respiratorio hasta 3 meses o más, especialmente si no se combate. Una vez iniciado el tratamiento, si es el adecuado, curar la tos de las perreras puede llevar de una semana a dos.

Por otro lado, en los casos aislados de cachorros y perros geriátricos o inmunocomprometidos, entre otros, la enfermedad puede tener una duración que va más allá de los 6 meses, así como complicaciones secundarias que pueden llegar a ser graves.

¿Cómo se detecta la tos de las perreras?

Si sospechas que tu perro podría haberla contraído, llévalo al veterinario inmediatamente. Después de hacerte unas preguntas y examinar al perro por encima, realizará una inspección especial de las vías respiratorias.

Tratamiento de la tos de las perreras

El tratamiento para la tos de las perreras siempre debe ser prescrito por un veterinario. El veterinario valorará, en función del estado general del perro y sus síntomas, prescribir medicamentos para la mejora de los síntomas.

Tos de las perreras tratamiento casero

Si su perro es diagnosticado con la tos de las perreras, es fundamental cumplir con el tratamiento indicado por el veterinario para que le asegures una recuperación completa que no presente recaídas a corto plazo. Nada de seguir un tratamiento casero. En los canes que presenten decaimiento y falta de apetito, deberemos asegurarnos de que ingieran la cantidad de agua mínima estipulada por el veterinario para impedir una deshidratación, diluir las secreciones depositadas en las vías respiratorias y favorecer la ventilación.

Cómo prevenir la tos de las perreras

Esta es una enfermedad que se trasmite por vía aérea y por contacto directo. Nuestra mascota puede contraerla dando un paseo por el parque. Es muy frecuente que esta enfermedad aparezca en las estaciones con cambio de temperatura, especialmente a principios de otoño. También es frecuente que haya más posibilidades de contagio si nuestra mascota acude a lugares con muchos más perros concursos, residencias, parque caninos, etc. Así la mejor manera de prevenir la tos de las perreras es mediante la vacunación y el cumplimiento del recordatorio anual, es decir, es imprescindible poner una vacuna nueva cada año para que haga efecto. Normalmente, se suele vacunar al perro desde cachorro, pero no es indispensable, puesto que los perros que no hayan sido vacunados desde pequeños pueden comenzar a cualquier edad.

Igualmente, también existen sencillas pautas a seguir, a parte de la vacunación, para evitar que se contraiga dicha infección: evitar el contacto directo con perros infectados o con lugares públicos no aseados, elegir residencias caninas con precaución y establecer visitas regulares con el veterinario. Por otro lado, es conveniente protegerlo de los cambios de temperatura bruscos, secarle muy bien el pelo después de los baños, proporcionarle un lugar seco y limpio en el que dormir.

Vacuna de la tos de las perreras

Para todos aquellos casos en que no es posible aislar al perro de lugares con mucha afluencia de perros, es muy recomendable vacunar al nuestro con la vacuna específica de la tos de las perreras. En cachorros, perros ancianos o perras embarazadas esta enfermedad puede complicarse gravemente puesto que, el sistema inmune en esos casos o no está del todo desarrollado aún o se encuentra debilitado. Las vacunas, para estos casos son muy importantes, así como evitar poner en contacto a nuestro perro con perros sin vacunar o que presenten síntomas de enfermedad.

Tos de las perreras vacuna

Estas vacunas por sí solas no proporcionan una protección total contra la enfermedad, aunque si le ayudarán a reducir la gravedad si se infecta. Es decir, no garantizará que el animal no vaya a contraerla.

Precio vacuna tos de las perreras

Para saber el precio de la vacuna de la tos de las perreras lo mejor es preguntar directamente en nuestra clínica veterinaria sobre su precio.

Tos de las perreras se contagia a humanos

Debido a la rapidez con la que se propaga esta patología, no es de extrañar que muchos se pregunten si la tos de las perreras se contagia también a los humanos. En raros casos ha sucedido que la se haya contagiado a humanos.

La tos de las perreras se contagia a gatos

Si tu gatito comienza a toser como algo que se ha quedado atascado en la garganta, podría estar sufriendo de bordetella. Mejor conocido por su apodo, tos de las perreras, la enfermedad afecta principalmente a los perros, pero los gatos pueden contraerla de los caninos. El período de incubación de la enfermedad es de aproximadamente 2 semanas.

Tos de las perreras se cura sola

Tanto para prevenir como para ayudar a la recuperación es necesario aportarle una buena alimentación. Es muy importarle ofrecerle nutrientes de buena calidad. Durante el periodo gripal, debemos ofrecerle agua limpia y aportarle una alimentación de calidad y equilibrada. Igualmente, en caso de ser necesario habrá que seguir estrictamente las pautas que nos establezca nuestro veterinario. Ante el primer síntoma, acude a tu veterinario. No esperes, ya que la enfermedad va a diseminarse y el cuadro de tu perro podría empeorar rápidamente.

Si tienes o has tenido perros sabes lo importante que es dedicarnos a sus cuidados. Para prevenir que sean afectados por alguna enfermedad es necesario cumplir con las respectivas vacunas y citas de control con el veterinario. Además, es importante conocer las distintas enfermedades a las que son susceptibles. Al saber sus síntomas podemos estar atentos ante cualquier cambio en nuestra mascota.

Bibliografía

  • Mauro, L. (2006). Manejo de la traqueobronquitis infecciosa canina (TIC) “Tos de las Perreras”. Revista Electrónica de Veterinaria REDVET. ISSN 1695-704, Vol. VII, Nº2.
  • Ziegler, J. (2017). El libro negro de los veterinarios. Barcelona: Macro.
La tos de las perreras

La tos de las perreras, también llamada traqueobronquitis infecciosa canina o tos canina, es una enfermedad multifactorial causada por varios microorganismos que afecta al sistema respiratorio. Afecta principalmente a las vías respiratorias superiores, principalmente a la laringe y la tráquea, donde los microorganismos actúan no solo debilitando el sistema inmune del perro para hacerlo más susceptible, sino que también atacando a las células situadas en su sistema respiratorio. Por esa razón, buscan aire desesperadamente, tal y como si se estuviese ahogando, generando el sonido de tos característico de esta enfermedad. Este el primer indicio de la enfermedad.

La enfermedad puede afectar a perros de todas las edades. La forma de contagio es por vía aérea, se disemina a través del aire, cuando el perro estornuda o tose y también por contacto directo entre los hocicos de las mascotas.

Los signos clínicos aparecen de 3 a 10 días tras la infección. La manifestación más característica de esta patología es la aparición de una tos seca, ronca, fuerte y constante, provocada por la inflamación de las cuerdas vocales. Esta tos puede acompañarse de fiebre. El decaimiento, el malestar general, la falta de apetito y de energía son otros de los síntomas de la tos de las perras más comunes.

No existe un periodo de tiempo establecido, ya que la recuperación del paciente depende en su totalidad del agente patógeno y de las complicaciones que hayan podido surgir, como el desarrollo de infecciones secundarias, etc.

El tratamiento para la tos de las perreras siempre debe ser prescrito por un veterinario. El veterinario valorará, en función del estado general del perro y sus síntomas, prescribir medicamentos para la mejora de los síntomas.

Estas vacunas por sí solas no proporcionan una protección total contra la enfermedad, aunque si le ayudarán a reducir la gravedad si se infecta. Es decir, no garantizará que el animal no vaya a contraerla.

favicon_mimejoramigoyyo
Total
0
Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...