Trucos para que mi perro haga sus necesidades fuera

truco necesidades en la calle
¿Las claves? Un método adecuado, dedicación y la paciencia.
Total
0
Shares

Desde una falta de aprendizaje hasta no haber detectado dónde debe hacer son algunos de los motivos por los que tu perro puede no hacer sus necesidades fuera del hogar. Y es que, que nuestro mejor amigo perruno haga sus necesidades fuera de casa es uno de los primeros aprendizajes y de los más esenciales para conseguir una convivencia idónea. Por ello, en este artículo del blog de perros, “Trucos para que mi perro haga sus necesidades fuera”, no solo nos adentraremos en enseñar al can a hacer sus necesidades fuera de casa, también analizaremos varios factores a tener en cuenta. Y lo más importante: restregar el hocico del perro en sus deposiciones es un acto antihigiénico, ineficaz y a veces traumático. ¡No lo hagas nunca!

Enseñar a hacer las necesidades de nuestro perro fuera de casa

Según un estudio de la Universidad de Illinois (Estados Unidos) 1 de cada 5 perros ha hecho sus necesidades en la vivienda alguna vez. ¿Los motivos? Pueden ser variados: desde estrés canino, razones psicológicas hasta problemas médicos. Incluso pueden tener sus propios gustos. Sí, pueden tener preferencias. Algunos pueden usar el césped, otros estarán más cómodos en la arena, pavimento de baldosas o madera. El quid está en entender que este gusto canino por determinadas superficies se desarrolla en torno a las ocho semanas de vida. Por eso hay que comenzar su entrenamiento cuanto antes, y siempre durante su etapa de cachorro. Pero, ¿por dónde empezar?

La necesidad de orinar en el interior puede deberse al marcaje territorial, porque hay una hembra cerca, enfermedades como el síndrome de disfunción cognitiva que provoca que el perro anciano se despiste… De hecho, los expertos comentan que hay algunas razas más propensas a hacer sus necesidades dentro del hogar que otras. Lo importante es saber distinguir cuándo esta conducta se convierte en una constante. Si el animal hace pis debido a la presencia de una hembra o al marcaje, con un simple estímulo de aversión o con una limpieza rápida del sitio que ha marcado se podrá solucionar. Pero si tu perro sale 3 o 4 veces al día, durante un rato considerable y lo sigue haciendo en casa, vas a tener que ponerte manos a la obra para modificar esta conducta.

Cómo enseñar a un perro a hacer sus necesidades

Primero tenemos que distinguir entre cachorros y perros adultos. ¿Por qué? “Porque a un cachorro no podemos pedir un control voluntario de los esfínteres hasta que el perro tiene, al menos, seis meses”, como indica la etóloga Alba Benítez. Tampoco es conveniente iniciar el proceso de aprendizaje antes de las 8 semanas porque el cachorro no está preparado para asimilar lo que le estamos pidiendo. Por el contrario, si tu perro lleva contigo desde cachorro y comienza a hacerse sus necesidades en casa ahora, tal vez tenga algún problema que debas tratar. ¡Consulta a tu veterinario!

Trucos para que tu perro haga sus necesidades fuera

  • Paciencia, supervisión y perseverancia. Lo más importante sobre cómo enseñar a un perro a hacer sus necesidades en un lugar concreto es tener mucha paciencia y perseverancia. Durante todo el proceso de aprendizaje, tenemos que estar muy atentos al perro y supervisar su comportamiento para intuir y anticipar cuándo tiene ganas de orinar o defecar.
  • Sacar al cachorro 10 minutos después de comer y si orina o defeca fuera, prémiale.
  • ¿Tu cachorro aguanta durante el paseo sin hacer sus necesidades y nada más volver a casa lo hace? Eso es porque considera que su lugar de evacuación está ahí. Cuando sale fuera, aguanta las ganas hasta llegar al lugar aprendido: dentro de la casa. Para que el perro modifique su elección de lugar, podemos salir de paseo y después de un rato volver a casa. Tu compañero, que estaba aguantando, regresa feliz para poder hacer sus necesidades. Pero al llegar a la puerta, nos giramos y continuamos el paseo. Repite esta mecánica al cabo de un rato. El perro no podrá aguantarse, está a punto de llegar a su lugar elegido, así que hará sus necesidades. Por supuesto, felicítalo y prémialo, con golosinas o caricias.
  • ¿Y si lo hace en un lugar incorrecto? intentaremos cortar el acto llamando su atención, trasladándolo inmediatamente al lugar elegido.
  • ¿Acabas de adoptar a tu mejor amigo perruno? Entonces, es conveniente una rutina de salidas frecuentes (al menos 6) en el mismo horario. Una vez que haga sus necesidades fuera, felicítalo, prémialo y refuerza esta acción. Los perros suelen tener ganas por la mañana, después de comer o tras una actividad física intensa. Tenlo en cuenta para salir en esos momentos.
  • Sácalo al menos tres veces al día.
  • Anticípate. Por norma general, los perros suelen tener cierta rutina a la hora de hacer sus necesidades. Estos tres momentos son muy propicios para que un perro tenga ganas de orinar o defecar: después de comer, de dormir toda la noche y después de jugar.
  • Limpia la zona marcada en casa. Esto permitirá eliminar los olores y evitará que el can relacione el lugar con lo ocurrido.
  • Premia y refuerza los aciertos. Si nuestro perro recibe un premio cada vez que hace sus necesidades donde le pedimos, pronto aprenderá que le compensa más hacerlas allí que en otro lugar. Los premios utilizados pueden ser desde golosinas para perros hasta pedacitos de algún alimento que le guste al can o caricias y palabras cariñosas.
  • Habilita una zona para que el cachorro pueda orinar por la noche. Probablemente, el cachorro no podrá aguantar toda la noche sin eliminar, así que habrá que habilitar una zona restringida con papel de diario a la que pueda acceder mientras nosotros dormimos.

Causas por las que tu perro puede orinar en un sitio inadecuado

  • El perro orina para marcar. El marcaje es habitual en un perro macho, sobre todo si hay una hembra en casa.
  • El can orina por excitación. Los ruidos, el juego o, incluso, alegrarse de verte pueden excitar al perro y hacer que orine.
  • El perro orina por miedo. Puede estar asociado a una fobia.
  • Mi perro orina porque padece ansiedad por separación. Son animales muy sociables, queriendo estar acompañados por nosotros.

¿Cómo elimino el olor a orina de mi casa?

El olor de la orina es fuerte, por eso es conveniente eliminarlo inmediatamente. Más cuando su olfato es más potente que el nuestro, lo que significa que podrán detectarlo aún cuando nosotros no lo hagamos. Para ello, aquí te dejamos unos cuantos consejos:

  • Nada de utilizar productos con lejía o amoniaco.
  • Escoge un producto de calidad, sabiendo que existen multitud de productos para eliminar el olor de la orina.
  • Una combinación de vinagre con bicarbonato de sodio es muy efectiva, ya que actúa sobre los componentes ácidos y alcalinos de la orina.
  • También es efectiva una combinación de agua con vinagre o limón con aclarado posterior. En el caso del limón, dejará un agradable olor a limpio.
Conclusiones del artículo Trucos para que mi perro haga sus necesidades fuera
  • Si hace sus necesidades al regresar a casa, utiliza la técnica de volver hasta la puerta y girarte para continuar el paseo, repitiendo esta mecánica hasta que tu perro evacúe fuera.
  • Nunca castigues a tu perro.
  • Nunca restriegues su hocico contra sus necesidades. Este método resulta insalubre y es poco respetuoso con tu amigo.
  • Si es un perro adoptado o que acaba de llegar a tu casa, comienza con salidas frecuentes.
  • Haz paseos cortos y frecuentes.
  • Sácalo por la mañana, tras las comidas o después de una actividad física intensa.
  • No limpies con lejía ni amoníaco.
  • El agua con vinagre o con limón es un producto muy efectivo en la eliminación de olores.
  • El perro puede orinar por marcaje, sumisión, excitación, miedo o ansiedad por separación. Estudia estos casos para tratarlos de la manera más adecuada.
  • Premia al cachorro siempre que haga sus necesidades en la calle.

Para acabar el post, Trucos para que mi perro haga sus necesidades fuera, recuerda que para lograr que el can no orine y haga caca dentro de la vivienda es mantener la calma, y nunca castigarle. ¡La clave está en usar el refuerzo positivo! Es decir, ofrecer un pequeño y rico premio comestible al can cuando haga sus necesidades fuera del hogar, en el lugar adecuado. ¡Esperamos que el entrenamiento sea fructífero y tu perro aprenda lo antes posible a hacer sus necesidades fuera de casa! ¿Has probado algún otro método? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Resumen artículo Trucos para que tu perro haga sus necesidades fuera

  1. Paciencia, supervisión y perseverancia.
  2. Sacar al cachorro 10 minutos después de comer y si orina o defeca fuera, prémiale.
  3. Sácalo al menos tres veces al día.
  4. Anticípate. Por norma general, los perros suelen tener cierta rutina a la hora de hacer sus necesidades. Estos tres momentos son muy propicios para que un perro tenga ganas de orinar o defecar: después de comer, de dormir toda la noche y después de jugar.
  5. Limpia la zona marcada en casa. Esto permitirá eliminar los olores y evitará que el can relacione el lugar con lo ocurrido.
  6. Premia y refuerza los aciertos.
  7. Habilita una zona para que el cachorro pueda orinar por la noche. Probablemente, el cachorro no podrá aguantar toda la noche sin eliminar, así que habrá que habilitar una zona restringida con papel de diario a la que pueda acceder mientras nosotros dormimos.

  • El perro orina para marcar. El marcaje es habitual en un perro macho, sobre todo si hay una hembra en casa.
  • El can orina por excitación. Los ruidos, el juego o, incluso, alegrarse de verte pueden excitar al perro y hacer que orine.
  • El perro orina por miedo. Puede estar asociado a una fobia.
  • Mi perro orina porque padece ansiedad por separación. 
firma articulos blog de perros mi mejor amigo y yo
Total
0
Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...